Categorías
alimentación dieta sana Dra. Lujan Soler Formación y congresos III SIMPOSIO CIENTÍFICO INTERPORC interporc Meat Attraction profesionales de la salud

LA REDES SOCIALES: ÁNGELES Y DEMONIOS. ¿CÓMO DETECTAR FAKE NEWS?

LA REDES SOCIALES: ÁNGELES Y DEMONIOS. ¿CÓMO DETECTAR FAKE NEWS?

Cada vez hay más usuarios de las redes sociales, pero… ¿realmente sabemos qué son? ¿Cuántos las utilizamos de forma consciente? ¿Para qué? ¿Son ángeles o demonios?

Según el Estudio Anual de Redes Sociales de Lab 2019, un 85% de los internautas de 16-65 años utilizan las redes sociales (unos 25,5 millones de personas en España). Cuando se le preguntó a la gente qué redes sociales conocen de forma espontánea, surgieron 3 de ellas, pero cuando se les mostraron las opciones “conocimiento sugerido”, el conocimiento subió a 6,5. Las más usadas: Whatsapp, Facebook y Youtube. En cuanto a las tendencias, un 68% sigue a algún “influencer”.

Siguiendo con los estudios: Buceando en las tendencias alimentarias de los españoles en 2018, el principal medio para informarse sobre la alimentación y nutrición son los blogs y foros (50,4%) seguidos de las RRSS (47,1), los nutricionistas (42%) y los médicos (38,8%).

Las fake news, ¿qué son? Noticias falsas o bulos que se propagan por la red premeditadamente para que sean percibidas por los usuarios como ciertas. El objetivo principal es la desinformación, el engaño y la manipulación de la audiencia.

Según un estudio del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) las fake news tienen un 70% más de probabilidades de ser replicadas.

Siempre es importante comprobar la noticia, ya sea mediante la búsqueda en Internet para comprobar si la noticia había sido publicada y validada por otros portales de noticias más fiables y con cierta reputación online, y en sitios como Policía Nacional, Guardia Civil y Salud sin bulos, entre otros.

Artículo original publicado aquí

Categorías
alimentación dieta sana Dra. Susana Monereo Formación y congresos III SIMPOSIO CIENTÍFICO INTERPORC interporc Meat Attraction profesionales de la salud

EL PAPEL DE LAS PROTEÍNAS

EL PAPEL DE LAS PROTEÍNAS

El consumo de carne por lo general es elevado en el mundo siendo España uno de los mayores consumidores con más de 90 kg por persona al año.

Dentro de las carnes, la carne de cerdo de capa blanca representa alrededor del 30% de la carne consumida y aunque es un alimento valorado, tiene varias connotaciones negativas que penalizan su consumo. Desde la Sociedad Española de Obesidad SEEDO, entendemos tienen relación con falsas creencias populares, producto principalmente del desconocimiento y de informaciones sesgadas que generan confusión.

La carne de cerdo de capa blanca ha evolucionado en los últimos años mejorando su valor nutritivo y su composición de forma que ofrece un 31% menos de grasa, un 10% menos de colesterol y un 14% menos de calorías que hace unos años. Dependiendo de la pieza, las carnes magras como lomo o el solomillo se igualan a la cantidad de grasa del pollo o el pescado, por tanto, es falso que se asocien a más enfermedad cardiovascular que otras carnes rojas ricas en grasa.

En segundo lugar, al igual que el resto de las carnes se ha asociado a un aumento en el riesgo de la aparición de ciertos cánceres. Hoy sabemos que la aparición de cáncer de colon se asocia a un patrón alimentario rico en carnes y bajo en fruta y verdura, y que, dentro de las carnes, este se asocia principalmente a un consumo excesivo, superior a 50gr día de carne procesada, unido a baja ingesta de vegetales.

Algunos estudios han investigado los riesgos de aparición de cáncer asociados a los diferentes tipos de carne roja, como la carne de res y cerdo, y con diferentes tipos de carnes procesadas, como el jamón y las salchichas. Sin embargo, no hay suficiente información para decir si los riesgos más altos o bajos del cáncer están relacionados con comer algún tipo de carne roja o de carne procesada en particular, además no todos distinguen entre procesado y sin procesar y no diferencian entre procesado tipo salchichas o bacon del jamón curado o cocido más próximo a nuestra alimentación.

Un tercer aspecto confuso es la asociación de carne de cerdo con la obesidad y su exclusión de las dietas de adelgazamiento. Este concepto es erróneo ya que las partes magras de la carne de cerdo como el lomo o el solomillo ofrecen un aporte calórico igual o mejor que otros productos cárnicos que si se recomiendan. Nos aportan por 100 gr < 150 kcal, con 30 gr /100 gr de proteínas de alto valor biológico y poca grasa menos de 5 gr de grasa/100gr predominante insaturada. Teniendo en cuenta que el patrón alimentario más saludable para perder peso es la Dieta Mediterránea Hipocalórica con baja carga glucémica que contenga un 40-45% de las calorías totales de hidratos de carbono complejos, que sea moderadamente hiperproteica 20-30% de proteínas de alto valor biológico, y con grasa insaturada de origen vegetal que puede llegar hasta un 30-35%. Es este contexto por tanto la recomendación de magra es de 3-4 raciones de carne magra a la semana.

Por último, la carne de cerdo es un alimento sostenible con una huella de carbono baja 4,8 kg de Co2, frente a los 27 kg del vacuno. Por tanto, entendemos que la carne de cerdo de capa blanca es un alimento altamente nutritivo que se puede tomar en todas las etapas de la vida con una composición nutricional de las piezas magras perfectamente apto para dietas de adelgazamiento y para a alimentación habitual siempre que se respeten los patrones de consumo.

Artículo original publicado aquí

Categorías
alimentación dieta sana Dr. Jesús Román Martínez Formación y congresos III SIMPOSIO CIENTÍFICO INTERPORC interporc Meat Attraction obesidad infantil profesionales de la salud

EL FUTURO DE LA ALIMENTACIÓN. ¿CÓMO COMEN LOS NIÑOS ESPAÑOLES?

EL FUTURO DE LA ALIMENTACIÓN. ¿CÓMO COMEN LOS NIÑOS ESPAÑOLES?

Siendo las cifras de obesidad infantil en España muy destacadas, es evidente que a toda la sociedad debiera de preocuparle la alimentación de los más pequeños. Curiosamente, varios cientos de miles españoles hacen anualmente alrededor de doscientas comidas anuales en su Centro escolar, de tal modo que en su domicilio únicamente realizan las cenas y las ingestas de los fines de semana. Por eso, la calidad de la alimentación proporcionada en la escuela es algo esencial cuando hablamos del correcto desarrollo, crecimiento y salud infantil.

Lo cierto es que, en algunas ocasiones, comer en el centro educativo se convierte en lo contrario de lo que tiene que ser: una herramienta educativa para que el escolar aprenda a alimentarse correcta y saludablemente, un sitio donde aprender normas sociales y de convivencia, una prolongación del aula en donde poner en práctica buena parte de lo aprendido sobre ciencias, medio ambiente, historia local, etc., etc. Y, sobre todo, un sitio agradable, limpio, tranquilo al que dé gusto acudir sin prisas, lloros ni empujones para aprender y practicar estilos de vida saludables.

De hecho, hay un consenso generalizado en que facilitar la alimentación equilibrada de los niños y jóvenes mejora ostensiblemente su salud y su rendimiento académico y físico. Esta mejora de la dieta estamos seguros además de que contribuirá a la reducción del riesgo de padecer enfermedades degenerativas (cáncer, cardiovasculares) durante la edad adulta. Tan solo por estos motivos, todas las intervenciones que supongan la mejora de la alimentación en el entorno escolar y/o domiciliario tendrían que considerarse prioritarias.

Los errores más comunes detectados en la alimentación infantil, tanto en el domicilio como en el comedor escolar, pasan por el abuso de fritos (especialmente de precocinados: croquetas, sanjacobos, etc.), carnes grasas y postres o bebidas dulces junto con la insuficiente presencia de vegetales -frutas, hortalizas, legumbres, cereales- en general.

Por ello, insistimos en la necesidad de favorecer en la dieta la presencia de frutas y hortalizas variadas, pan, aceite de oliva virgen, frutos secos, legumbres, carnes magras y pescados.

En este sentido, señalamos que cortes magros de carne de cerdo de capa blanca, con el adecuado tratamiento culinario y respetando el equilibrio dietético y las frecuencias recomendadas de consumo del resto de alimentos, pueden estar presentes en los menús caseros y escolares dadas algunas características muy interesantes: un bajo contenido graso, una riqueza proteica de calidad y destacada, la presencia de ciertas vitaminas y minerales. Sin olvidar que su palatabilidad y valor nutritivo la hacen apta para diferentes edades y circunstancias vitales.

* PRODUCTOS QUE TIENEN QUE ESTAR PRESENTES EN LOS MENÚS ESCOLARES.

Frutas y verduras Diariamente, al menos una ración de verduras ó ensalada y una de fruta.

Pescado Al menos dos veces por semana. Pescado azul, al menos una vez cada dos o tres semanas.

Carnes Preferir carnes magras

Pan y cereales Diariamente. Introducir productos integrales.

Agua Libre y accesible.

Leche y lácteos Diario. Usualmente en desayunos o meriendas.

Aceites De oliva virgen, preferiblemente, o de girasol.

 

* PRODUCTOS DE USO RESTRINGIDO O NO PERMITIDO.

Dulces, refrescos, productos azucarados: esporádicamente.

Reducir la sal añadida. Eliminar saleros en las mesas. Condimentos en envases monodosis.

Fritos. No más de 1-2 veces por semana.

Precocinados fritos: esporádicamente.

Derivados cárnicos: hamburguesas, carne picada, salchichas, etc. máximo, una vez cada quince días.

Artículo original publicado aquí

Categorías
alimentación dieta sana Dra Mª Dolores Marrodán Formación y congresos III SIMPOSIO CIENTÍFICO INTERPORC interporc Meat Attraction obesidad infantil profesionales de la salud

ALIMENTACIÓN Y PROMOCIÓN DE LA SALUD: OBESIDAD INFANTIL

 

ALIMENTACIÓN Y PROMOCIÓN DE LA SALUD: OBESIDAD INFANTIL

Los últimos datos de la Global Burden of Diseases, referidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y correspondientes a 2016, muestran que el exceso ponderal, es decir la suma del sobrepeso y la obesidad alcanza, en sujetos entre 12 y 19 años, una cifra del 14,2% a nivel mundial, si bien la variación por países es enorme. Por otra parte, una revisión y metaanálisis publicada en 2019 en la revista Jama Pediatrics, muestra que, entre los 2 y 13 años de edad, la obesidad presenta una gran variabilidad en Europa. España, con una prevalencia de exceso ponderal del 35,2% ocupa la quinta posición europea, detrás de Grecia (36,8%), Italia (35,2%), Malta (34,5%) y Chipre (34,3%). En el extremo opuesto, con las tasas más bajas de

sobrepeso se sitúan Polonia (12,3%), Estonia (14,4%), Finlandia (14,7%) y Suiza (17,4%). Analizando la tendencia desde 1999 hasta el año 2016, parece que el exceso de peso infantil y adolescente disminuye o al menos se estabiliza dependiendo del grupo de edad concreto.

Estudios muy recientes en la Comunidad de Madrid, ponen de relieve que las cifras de sobrecarga ponderal son en 2019 del 27,23% entre los 7 y los 16 años, si la condición nutricional se evalúa a partir del índice de masa corporal (IMC). Sin embargo, atendiendo a otros indicadores como el índice cintura-talla, se advierte que la obesidad abdominal llega al 35,17%, cuestión importante ya que el exceso de grasa central es el más relacionado con la aparición de los componentes del síndrome metabólico. Las causas que han propiciado la situación actual son variadas. El excesivo consumo de

alimentos procesados de alto valor energético, ricos en grasa y azúcar, así como el sedentarismo ligado a los procesos de urbanización y el cambio en los modelos de transporte son sin duda responsables. No obstante, cabe preguntarse si los rápidos cambios socioculturales no han permitido una adecuada “readaptación” en aquellas poblaciones con mayor predisposición genética a la obesidad. El papel de la dieta

durante la infancia y adolescencia es también fundamental, no solo en relación con la obesidad total y visceral, sino en el desarrollo de hipertensión infantil u otras alteraciones metabólicas en edad temprana. Otros aspectos como la calidad del descanso o los hábitos de actividad física presentan gran importancia.

En el último reporte del Global Matrix 2.0, España sale valorada con una “C” de acuerdo a todos los indicadores que señalan en promedio los niveles de actividad física. De hecho, según las mismas fuentes, sólo el 81% de los escolares cumplen la recomendación de la OMS, estipulada en 60 minutos de ejercicio diarios. Además, la proporción de escolares que mantienen una buena adhesión a la dieta mediterránea

es relativamente escaso de modo que ambos factores condicionan el fenotipo obeso más allá del posible perfil de riesgo genético. Para ilustrar este fenómeno se presentan en esta ponencia algunos resultados de un proyecto realizado por el Grupo de Investigación EPINUT de la Universidad Complutense en el que se analiza el papel protector que la actividad física tiene sobre el desarrollo de la obesidad en escolares

que genéticamente están predispuestos a ella. El perfil de genético, establecido a partir de diversos polimorfismos de un solo nucleótido o SNPs (Single Nucleotide Polymorphisms) marca variaciones antropométricas entre sujetos, de modo que la posesión de mayor cantidad de alelos de riesgo se asocia a un mayor IMC, adiposidad total, y visceral. Algunos SNP por sí solos, como el rs9939609 del gen FTO ya marca diferencias significativas para el porcentaje de grasa corporal entre los homocigotos y heterocigotos del alelo de riesgo y los sujetos que no presentan dicha variante alélica. Sin embargo, una dieta de calidad y los comportamientos activos modulan la expresión de la sobrecarga ponderal y el exceso de grasa ejerciendo un claro efecto protector. A modo de ejemplo, entre los niños con perfil genético de predisposición a la obesidad el IMC de los considerados “activos” fue de 18,44± 2,62 K/m2, frente al 21,46 ± 3,70 de los no activos. El porcentaje de grasa también varió entre el 26,14 ± 7,19 de los primeros y el 28,25 ± 6,69 de los segundos y una actividad física inferior a las recomendaciones de la OMS (< 60 minutos de ejercicio/día), incrementa la probabilidad de sobrepeso u obesidad de cinco veces (OR=5,48).  En resumen, puede afirmarse que la alimentación y los hábitos de vida, juegan un papel preponderante en la prevención de la obesidad, incluso cuando los sujetos manifiestan una adversa condición hereditaria que les predispone a la sobrecarga ponderal.

Artículo original publicado aquí

Categorías
alimentación dieta sana Dr. Rodrigo Abad Formación y congresos III SIMPOSIO CIENTÍFICO INTERPORC interporc lomo Meat Attraction profesionales de la salud

NUEVOS PARADIGMAS EN ATENCIÓN PRIMARIA.

NUEVOS PARADIGMAS EN ATENCIÓN PRIMARIA.

La situación actual en la Atención Primaria es compleja. La falta de planificación, desde hace años, por parte de las CC.AA. son la causa de situaciones de falta de médicos y sobrecarga en las consultas de los médicos de familia que pueden poner en riesgo la seguridad del paciente, todos los médicos en general debemos velar por ofrecer sanidad de calidad basada en evidencias científicas.

Actualmente hay mucha información a través de redes sociales, internet, modas, además de las llamadas “fake news” que pueden crear movimientos sociales, sin base científica, como por ejemplo los llamados antivacunas u otros grupos que siguen dietas con múltiples carencias que pueden resultar peligrosas para la salud.

No hay dietas milagro. La dieta debe ser variada. Hay que utilizar el sentido común. Hay quien abraza el vegetarianismo o el veganismo por múltiples ideales…. por salud, por moda, por conciencia hacia los animales o por el convencimiento de que, por naturaleza, estamos hechos para nutrirnos a expensas del mundo vegetal. Sabemos que una alimentación restrictiva crea deficiencias nutricionales que puede llevar a un retraso en el desarrollo.

La introducción de carne en la dieta de los primeros homínidos les permitió evolucionar y desarrollar habilidades determinantes para adaptarse al medio, entre ellas desarrollar e incrementar su cerebro y necesitar menos tiempo para triturar y masticar semillas o frutos. Somos seres omnívoros, desde tiempo inmemorial y estamos condicionados genética e epigenéticamente para tener una alimentación variada.

España es el segundo país de la OCDE con mayor esperanza de vida, después de Japón, y una de la base de nuestra longevidad está en nuestra alimentación. La dieta mediterránea está comprobada que alarga la vida y disminuye las enfermedades cardiovasculares.

Tradicionalmente las carnes se han clasificado en carnes blancas y carnes rojas. La diferenciación de una carne como blanca o roja, se asocia a su color, que depende de la forma química bajo la que se encuentre una proteína presente en todas las carnes denominada mioglobina. Nutricionalmente, el diferenciador fundamental entre las carnes es la cantidad y calidad de la grasa que contienen.

Según el contenido graso de la carne, al margen de ser roja o blanca, se diferencian dos tipos: carnes magras y carnes grasas. Las carnes magras son aquellas que tienen un contenido de bajo a moderado. Hoy en día sabemos con certeza que la carne de cerdo de capa blanca puede ser mucho más cardiosaludable que otras carnes magras, forma parte de la Dieta Mediterránea y puede consumirse de 2 a 4 raciones a la semana dentro del patrón de dieta variada y equilibrada, caracterizada por la inclusión de alimentos frescos de temporada, de origen local y poco procesados.

La carne de porcino contiene muchos nutrientes esenciales (proteínas, vitaminas y nutrientes necesarios) para el desarrollo de nuestro organismo y para un adecuado crecimiento infantojuvenil, de tal modo que los cortes magros del cerdo pueden empezar a introducirse en la alimentación de los niños a partir de los 6 meses de edad.

La medicina del futuro se sustenta en ser predictiva, personalizada, participativa y preventiva. La alimentación del futuro también deberá basarse en la individualización, pero en base a los patrones que nos aconseja la “Dieta Mediterránea” con contrastado beneficio cardiovascular.

Artículo original publicado aquí

Categorías
alimentación dieta sana Formación y congresos III SIMPOSIO CIENTÍFICO INTERPORC interporc lomo Meat Attraction portada profesionales de la salud solomillo de cerdo

Dra. Monereo: ‘La carne de cerdo de capa blanca como el lomo o el solomillo son idóneos para incluir en dietas de adelgazamiento’

  • El Dr. Rodrigo Abad ha señalado que “no hay dietas milagro, la alimentación debe ser variada. Una alimentación restrictiva crea deficiencias nutricionales que puede llevar a un retraso en el desarrollo”.
  • Además,el Dr. Jesús Román, ha explicado que “comer en el centro educativo ha dejado de ser una herramienta para que el escolar aprenda a alimentarse correcta y saludablemente”.

Madrid, 18 de septiembre de 2019: La carne de cerdo de capa blanca es un alimento idóneo para incluir en dietas de adelgazamiento”. Así lo ha destacado la Dra. Susana Monereo, jefe del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, durante el III Simposio científico: la alimentación en la actualidad ¿a qué retos nos enfrentamos?, que ayer ha celebrado INTERPORC en la Feria de Meat Attraction en IFEMA.

Este Simposio, en el que se ha debatido sobre los desafíos en materia de alimentación, ha arrancado con la conferencia sobre nuevos paradigmas en atención primaria del Dr. Rodrigo Abad, Médico de familia y tutor de Medicina familiar y comunitaria, quien ha afirmado que “no hay dietas milagro, la alimentación debe ser variada. Una alimentación restrictiva crea deficiencias nutricionales que puede llevar a un retraso en el desarrollo”.

Siguiendo esta misma línea, la Dra. María Dolores Marrodán, directora del grupo de investigación EPINUT, ha hablado sobre uno de los principales problemas que tenemos en España: la obesidad infantil, y ha explicado que “España ocupa la quinta posición europea en materia de obesidad infantil, detrás de Grecia (36,8%), Italia (35,2%), Malta (34,5%) y Chipre (34,3%)”.

En este sentido, el Dr. Jesús Román, presidente de la Fundación Alimentación saludable y comité científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), ha señalado que “comer en el centro educativo ha dejado de ser una herramienta para que el escolar aprenda a alimentarse correcta y saludablemente”.

Durante este simposio se ha aprovechado para discutir también sobre la ‘la revolución digital y la democratización de la nutrición’, contando con profesionales como Dª Luján Soler, decana de CODINMA, y D. Miquel Antoja, chef y gastro influencer, quienes han hablado del papel de las redes sociales en la nutrición y la gastronomía y como éstas han influido en estos campos.

Tras la última mesa redonda, Julius Bienert ha puesto la guinda al pastel con un showcooking en el que ha preparado un exquisito plato con carne de cerdo de capa blanca que han podido disfrutar y degustar todos los asistentes.

Artículo original publicado aquí

Categorías
alimentación Formación y congresos III SIMPOSIO CIENTÍFICO INTERPORC interporc Meat Attraction profesionales de la salud

La alimentación en la actualidad, ¿a qué retos nos enfrentamos?

III SIMPOSIO CIENTÍFICO

La alimentación en la actualidad, ¿a qué retos nos enfrentamos?

PROGRAMA CIENTÍFICO

11:30h – 11:40h Bienvenida.

11:40h – 12:00h Conferencia Inaugural: Nuevos paradigmas en atención primaria.

12:00h – 13:00h Mesa redonda:

La alimentación actual. Dónde estamos y hacia dónde vamos.

• Alimentación y promoción de la salud: obesidad infantil

• El futuro de la alimentación. ¿Cómo comen los niños españoles?

• El papel de las proteínas

13:00h – 13:45h Mesa redonda:

La revolución digital y la democratización de la nutrición.

• La revolución digital: transformación de la sociedad

• La redes sociales: ángeles y demonios

• ¿Cómo detectar fake news?

13:45h – 14:14h Conclusiones y debate.

III SIMPOSIO CIENTÍFICO

Artículo original publicado aquí