Categorías
El ayer y hoy del cerdo granjas huella hídrica IAWS impacto medioambiental interporc portada1 sector porcino sostenibilidad

Reduciendo la huella hídrica de la actividad porcina

Por otra parte, si nos centramos en un solo recurso imprescindible, como el agua, nos encontramos con que el sector porcino ha conseguido reducir su huella hídrica por cerdo producido en 167 m3, lo que supone una mejora de cerca del 30%. En total, la cantidad de agua utilizada es de 5.950 litros, de los que solo el 8% corresponden a agua potable.

Entre 1990 y 2020 la huella hídrica relativa a la producción en granja se ha reducido en un 28%; y entre 2010 y 2020 en torno a un 14%. Asimismo, diversos estudios prevén una disminución del empleo de agua en otro 10% adicional en 2030 y, de cara al futuro, sostienen que es posible llegar a reducir la huella hídrica en más de un 20% mejorando los rendimientos en granja: productividad, ritmos de crecimiento y eficiencia en el uso de agua y del pienso; y en más del 32% si en la formulación de los piensos se incorporan las restricciones de la huella hídrica de las materias primas.

En todo caso, en el camino hacia un impacto climático neutro, el objetivo es que la huella hídrica del sector porcino sea un 40% menor en 2050 respecto a 2020.

Para lograrlo el sector trabaja en numerosos proyectos y tecnologías de mejora orientados a lograr esa menor huella hídrica posible: optimización del consumo de pienso por cerdo; optimización de la eficiencia en la conversión pienso/carne; optimización de los índices de reproducción, transición y engorde; consecución de un óptimo equilibrio en la dieta proteica del ganado; optimización del bienestar animal y de su sanidad y comodidad; optimización de instalaciones, equipos y calidad del agua, así como de sistemas de limpieza, refrigeración y similares; minimización del contenido de nitrógeno de purines y estiércoles; optimización de la recuperación de agua procedente de pluviales y vertidos.

La clara reducción de las emisiones GEI, el consumo responsable de agua y la eficiencia energética en el sector porcino son tres ejemplos de que el sector porcino trabaja concienzudamente para alcanzar un impacto climático neutro en 2050. La concienciación y el compromiso de todos los profesionales del sector porcino de capa blanca español con la sostenibilidad es firme. Pero también debemos tener en cuenta que ese nivel de exigencia no puede llevarnos a olvidar lo que el sector hace en esta materia, estamos entre los países más avanzados del mundo en la protección del medio ambiente y eso es también de merecido reconocimiento.


Artículo original publicado aquí

Categorías
El ayer y hoy del cerdo granjas IAWS impacto medioambiental interporc portada1 sector porcino sostenibilidad

Sector porcino: bienestar animal y sostenibilidad para seguir creciendo

El sector porcino de capa blanca español lleva años trabajando con la sostenibilidad y el bienestar animal como pilares fundamentales en el ejercicio de todas las ramas de su actividad. Como muestra de ese compromiso por parte de todos los profesionales del sector porcino nace ‘Compromiso Bienestar Certificado’, el sello de certificación elaborado por la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), con el que da un paso más en ese firme compromiso por seguir mejorando nuestro modelo de producción, ya de por sí el más exigente del mundo  en cuanto al cuidado de los animales y el respeto por el medio ambiente.

Compromiso Bienestar Certificado surge por propia iniciativa del sector, y parte del profundo conocimiento de los profesionales de la producción y la industria del porcino. Además, está avalado y evaluado por un Comité Científico independiente formado por expertos en bienestar animal, y ha sido testado y validado por organizaciones de protección y defensa de los animales, posicionándose como uno de los referenciales europeos más ambiciosos.

En este sentido, nuestros ganaderos no sólo han mejorado las instalaciones de las granjas en beneficio de los animales, sino todo el modelo de producción desde la granja a la mesa. Granjas, alimentación de los animales, sanidad o transporte son algunas de las materias contempladas en esta rigurosa normativa.

Asimismo y en consonancia con las exigencias del sector porcino, INTERPORC creó en el año 2018 un Consejo Asesor de Sostenibilidad, formado por profesionales expertos en la materia cuyos miembros se encargan de evaluar los avances en materia medioambiental y proponer nuevas medidas para seguir mejorando. De este Consejo dependen dos subgrupos de trabajo: producción e industria.

Por otra parte, la Interprofesional forma parte de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas para la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y participa, entre otras iniciativas, con proyectos para reducir la huella de carbono, los Gases de Efecto Invernadero y la huella hídrica; así como mejorar la gestión de purines e impulsar las energías renovables.

Toda esta labor demuestra que el sector porcino español, que ya tiene motivos para sentirse orgulloso de un modelo sostenible que es referente a nivel mundial, no se conforma, sino que sigue avanzando para mejorar.


Artículo original publicado aquí

Categorías
El ayer y hoy del cerdo granjas IAWS impacto climático neutro impacto medioambiental industria cárnica interporc portada1 sector porcino trazabilidad

Sector porcino, comprometidos con la neutralidad climática

El sector porcino de capa blanca español lleva años trabajando en todos aquellos aspectos que permitan mejorar el impacto medioambiental de la actividad, tanto en granjas como industrias. Aplica el modelo de producción europeo, que conlleva la legislación más exigente del mundo en la materia, pero también cuenta con unos profesionales concienciados e implicados al máximo en la protección del medio ambiente sabedores de que del cuidado de su entorno depende el buen desarrollo de su actividad.

Los ganaderos españoles son muy conscientes de que deben aplicar una serie de técnicas para la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero, enfocadas principalmente a la mejora durante el almacenamiento y tratamiento de estiércoles y purines y al ahorro de agua y de energía.

Esta concienciación, junto a los esfuerzos en cuanto a trabajo e inversiones para adaptar las instalaciones están dando sus resultados en forma de números, que son el ejemplo más claro de la forma en que, día a día, trabaja el sector en la protección del medio ambiente.

Así, el sector ha conseguido reducir hasta un 47% las emisiones de amoníaco por kilo de carne producido; un 38% las emisiones de óxido nitroso; y un 14% las emisiones de metano por la gestión de estiércoles.

La cría del porcino, altamente tecnificada, y su alimentación, en la que se ha adecuado la dieta de cada animal para maximizar su aprovechamiento energético y nutritivo son las principales razones de la disminución de las emisiones GEI. Hoy, aplicando una alimentación de precisión, las pautas de ingesta de los animales están muy ajustadas a su edad y características; se han sustituido ingredientes ricos en fibra y baja digestibilidad por cereales y se han incorporado proteínas y aminoácidos y enzimas digestivas que reducen considerablemente las emisiones de gases contaminantes.

No obstante, es importante recordar que actualmente las emisiones GEI del sector porcino representan menos del 2% de todas las GEI producidas en España, y dicho porcentaje se viene reduciendo año tras año.


Artículo original publicado aquí