Categorías
bioseguridad Bioseguridad sector porcino carne de cerdo El ayer y hoy del cerdo interporc peste porcina africana sector porcino

Granjas de porcino, a la cabeza del mundo en bioseguridad

El sector porcino español lleva años trabajando con una enorme responsabilidad en las mayores medidas de bioseguridad y extremando al máximo la precaución en todos los aspectos relevantes para prevenir la entrada de enfermedades.

Este esfuerzo, se ha reforzado aún más, a la raíz del brote de peste porcina africana detectado en Alemania, especialmente en aspectos clave como las medidas de bioseguridad en granja, las condiciones de limpieza y desinfección de los vehículos de transporte de animales y la vigilancia y cuarentena de animales vivos importados.

España cuenta con unos rigurosos planes de vigilancia sanitaria y bioseguridad, que son la base principal para mantener al país libre de enfermedades, garantizar la producción de alimentos de forma segura y mantener una política exportadora pujante, pero es muy importante no bajar la guardia y que cada agente del sector cumpla rigurosamente con todos los protocolos y precauciones sanitarias.

En nuestro país contamos con una estricta legislación en la que se especifican los requisitos legales de bioseguridad que deben cumplir las granjas de porcino para poder desarrollar su actividad ganadera, de ahí que el nivel de bioseguridad y el estatus de nuestra cabaña sean de los más altos del mundo.

También es de destacar el Programa Nacional de Vigilancia Sanitaria español, cuyas rigurosas medidas permiten prevenir enfermedades en el ganado y detectar de forma temprana cualquier anomalía para actuar con rapidez.

Artículo original publicado aquí

Categorías
carne de cerdo El ayer y hoy del cerdo interporc motor de empleo pueblos sector porcino

El sector porcino en la “España habitada”

El sector porcino español, con más de 80.000 granjas y miles de industrias repartidas por el territorio nacional, y muy especialmente en las zonas rurales tiene una enorme importancia para la economía y el empleo de nuestro país.

Son más de 350.000 puestos de trabajo que evidencian por sí mismos la dimensión de nuestro sector. Pero su trascendencia es aún mayor por la impagable aportación que realiza a la vertebración del territorio y al mantenimiento del patrimonio social y cultural que suponen los miles de pequeños pueblos diseminados a lo largo de nuestra geografía, donde el sector ocupa esa ‘España vaciada’ de la que tanto se habla.

Esa ‘España Vaciada’ abandonada por las distintas administraciones y por otros muchos sectores, pero no por el porcino ni por otros sectores agrícolas y ganaderos. Para nosotros esa es nuestra ‘España habitada’, porque nuestras granjas, mataderos e industrias están de forma preferente en esas zonas, donde siempre hemos estado, y donde queremos seguir estando.

Por poner solo algunos ejemplos en números, el 40% de las granjas e industrias del sector porcino se ubican en municipios de menos de 5.000 habitantes. Asimismo, 3,5 de cada 10 puestos de trabajo directos que genera el sector están en esas localidades menos habitadas.

Por otra parte, cada año el sector realiza en las pequeñas localidades inversiones por un valor superior a los 1.200 millones de euros.

Los datos ponen de manifiesto que la mayor parte del impacto económico y del empleo que genera el sector porcino español se da precisamente en las zonas rurales. Damos vida a esas localidades y somos el motor que hace posible que se mantengan también escuelas abiertas en pequeños pueblos gracias a que hay niños cuyos padres y madres trabajan en una granja, en el departamento de calidad de una industria o en sectores auxiliares que proveen al sector.

Artículo original publicado aquí

Categorías
carne de cerdo El ayer y hoy del cerdo Exportaciones interporc sector porcino

Posicionamiento estratégico sectorial en el Sistema Agroalimentario Español

El sector porcino es uno de los pilares básicos de todo el Sistema Agroalimentario Español, tanto por su contribución a la Producción Agraria, como por la aportación de un importantísimo saldo comercial exterior positivo, como por la estructura empresarial que ha generado, como por su capacidad de generación de empleo:

Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal certificado carne de cerdo El ayer y hoy del cerdo empleo interporc sector porcino

Estructura socioeconómica del sector porcino español

La actividad del sector porcino español se soporta en una cadena alimentaria compleja y de gran envergadura, aunque muy integrada y suficientemente equilibrada, en la cual se relacionan y operan diferentes eslabones sectoriales, los cuales a su vez interrelacionan con otras numerosas tipologías de industrias terceras cuya actividad y rentabilidad están fuertemente ligadas al funcionamiento del sector porcino.

El sector porcino español integra una amplia variedad de empresas y establecimientos industriales de muy diversa índole (unas 2.865 estructuras empresariales o afines, sin incluir aquí las cerca de 86.200 explotaciones de porcino antes señaladas), a través de las cuales se genera una importante facturación (próxima a los 17.000 millones de euros, sin incluir aquí la facturación de las empresas productoras de ganado porcino), así como más de 161.300 empleos directos.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal certificado carne de cerdo cuidado del medio ambiente El ayer y hoy del cerdo Innovación interporc sector porcino

La promoción sectorial como estrategia de valor

El modelo de producción del sector porcino de capa blanca español es, a día de hoy, un ejemplo a nivel internacional debido a un modelo propio basado en la tecnificación, la innovación, la especialización en cada área, las buenas prácticas en bienestar animal y los avances en el cuidado del medio ambiente. Pero llegar hasta aquí ha requerido de un importante trabajo de unión y cooperación por parte de todos los eslabones de la cadena de valor.

A través de INTERPORC se ha potenciado esa cooperación, lo que ha contribuido al desarrollo económico sectorial, a reforzar el proceso de internacionalización o, especialmente, a potenciar la buena imagen del sector y mejorar la percepción pública de la carne y elaborados del cerdo de capa blanca.

En lo que respecta a las cualidades y bondades del consumo de productos del cerdo blanco, cuando en INTERPORC comenzamos a trabajar en el año 2013 nos encontramos con que existía mucho desconocimiento en torno a la carne de cerdo y que imperaban falsos mitos con respecto a su consumo cuando las evidencias científicas indican que muchas de las creencias populares no son ciertas.

Por ello, buena parte de nuestros esfuerzos los dedicamos a trasladar al consumidor los beneficios nutricionales de su consumo, ya sea a través de acciones de publicidad, comunicación o de información tanto en el ámbito nacional como en el internacional. También participamos en ferias, congresos médicos, conferencias, o impulsamos proyectos de investigación, webinarios, talleres de cocina o showcookings, entre otras acciones.

Creo positivamente que con toda esta labor hemos conseguido trasladar a los consumidores que los productos del cerdo de capa blanca son saludables y forman parte de una alimentación equilibrada en el seno de la Dieta Mediterránea. Esa es buena parte de la razón de ser de INTERPORC: reforzar la imagen del sector y sus productos ante la opinión pública para que conozca en mayor medida lo que hacemos y lo que aportamos a la sociedad.

Artículo original publicado aquí

Categorías
carne de cerdo dietas milagro El ayer y hoy del cerdo estudio nutricional interporc perder peso

Carne de cerdo de capa blanca, una opción saludable para perder peso

Es mucha la información que las personas reciben en cuestión de ideas para perder peso; libros, revistas, televisión, Internet… Respecto a la pérdida de peso, son muchos los mitos establecidos como verdades absolutas, que las personas siguen a pies juntillas, sin presentar ningún tipo de fundamento científico.

En este sentido, durante muchos años la carne de cerdo ha estado considerada una carne muy grasa, con mucho colesterol, que no era precisamente objeto de recomendación por no pocos profesionales sanitarios. La ciencia avanza y con ello mejora la calidad final de muchos alimentos. En las últimas décadas, se ha incrementado el  interés por el perfil lipídico de los alimentos que nos proporciona la dieta. El perfil lipídico de la carne de cerdo de capa blanca ha mejorado presentando un alto porcentaje de grasas insaturada gracias por un lado a la selección genética y a la optimización de los piensos destinados a la alimentación.

Dada su composición los expertos recomiendan el consumo carnes magras (entre las que se debe incluir los cortes magros del cerdo) de 3 a 4 veces por semana.

Cuando muchas de las personas deciden “ponerse a dieta “por su cuenta, es frecuente observar como la fuente proteica está basada el pollo o pavo por ser consideradas estas carnes fuentes magras por excelencia. En relación a esto, a continuación se muestra una comparativa del lomo de cerdo y la carne de pollo donde parámetros como las Kcal, proteínas y gasas son prácticamente idénticas.

Elaborado a partir de Moreiras O, Carbajal A, y col. Tablas de composición de alimentos. Guía de prácticas. 17ª ed. Madrid: Ediciones Pirámide; 2015.

El resto de partes del cerdo, dentro de una dieta equilibrada y variada, cuando no exista contraindicación (respetando las porciones y la frecuencia de consumo)  son una opción para diversificar la dieta tanto nutricional como gastronómicamente.

La mayoría de las dietas de adelgazamiento se basan fundamentalmente en la restricción de calorías. Sin embargo, como ya bien conocen, la regulación del peso corporal está influida no sólo por la cantidad de energía ingerida, sino también por la composición de la dieta. El cuerpo reacciona compensando la falta de energía con un aumento de la destrucción de sus propias proteínas corporales, para así conseguir una fuente alternativa de energía. Esta situación provoca una pérdida de masa muscular y por otro lado la formación de cuerpos cetónicos, que resultan peligrosos para el organismo cuando su formación se prolonga en el tiempo. El rápido descenso en el peso que presenta la persona en las primeras semanas no es más que la pérdida de agua por parte del tejido muscular (que es muy rico en agua), eliminando así, mucho líquido en la primera fase.

El efecto rebote, o efecto yo-yo como también se le conoce, se produce en la mayoría de los planes de adelgazamiento que carecen de equilibrio, presentándose con una restricción calórica severa o una dieta muy extrema.

En la práctica, no se aconsejan pérdidas superiores a 1 Kg por semana, encontrándose cómo pérdida óptima valores entre 0,5-1 Kg. a la semana. Si bien es cierto que en las primeras semanas puede existir una pérdida mayor, el ritmo en las semanas posteriores debe estar marcado por este 0,5-1 Kg. semanal.

Artículo original publicado aquí

Categorías
El ayer y hoy del cerdo exportación internacionalización interporc sector porcino

La internacionalización del sector porcino en 2019

Uno de los rasgos más destacados del comportamiento del sector porcino de capa blanca español en 2019 ha sido el extraordinario desarrollo de las exportaciones sectoriales, así como la configuración del mercado chino como el principal cliente del sector porcino español, tanto en volumen como en valor:

En 2019 se produjeron importantes incrementos de las exportaciones de carnes, despojos y tocino, así como de las preparaciones y conservas derivadas del porcino; y también se registraron crecimientos ligeros en las exportaciones de productos curados y embutidos; sin embargo, se registraron retrocesos en las exportaciones de elaborados cocidos, panceta y grasas y mantecas fundidas.

Por su parte, China se ha convertido en el principal cliente del sector porcino de capa blanca español, absorbiendo el 27,2% de las exportaciones del mismo, en volumen (y el 23% en valor); superando por tanto a un cliente tan importante tradicionalmente como venía siendo Francia.

Es indudable que el comportamiento de los mercados exteriores del porcino ha estado fuertemente influenciado y condicionado por la evolución de la PPA declarada en el mercado chino en agosto de 2018 que, además, terminó afectando a otros países limítrofes; y que sobre todo ha provocado una fuerte reducción de la producción porcina en China y, por consiguiente, ha incrementado extraordinariamente las necesidades importadoras de dicho mercado. Todos los expertos coinciden en pronosticar la continuidad del impacto de esta grave alteración del mercado chino del porcino, al menos de cara a los ejercicios 2020 y 2021, aunque pendientes de la recuperación de la producción porcina en China, lo cual reconducirá de nuevo los comportamientos y configuraciones de los intercambios mundiales de porcino.

En este contexto, no cabe duda de que en el ejercicio 2019 el sector porcino de capa blanca español ha consolidado y fortalecido su importante posicionamiento estratégico en el marco del mercado mundial del porcino:

  • Cuarto mayor productor mundial y segundo de la UE-27 (detrás de China, EEUU y Alemania)
  • Tercer exportador mundial y primero de la UE-27 (solo detrás de EEUU y Canadá)

Artículo original publicado aquí

Categorías
El ayer y hoy del cerdo exportación internacionalización interporc sector porcino

La internacionalización del sector porcino en 2019

Uno de los rasgos más destacados del comportamiento del sector porcino de capa blanca español en 2019 ha sido el extraordinario desarrollo de las exportaciones sectoriales, así como la configuración del mercado chino como el principal cliente del sector porcino español, tanto en volumen como en valor:

En 2019 se produjeron importantes incrementos de las exportaciones de carnes, despojos y tocino, así como de las preparaciones y conservas derivadas del porcino; y también se registraron crecimientos ligeros en las exportaciones de productos curados y embutidos; sin embargo, se registraron retrocesos en las exportaciones de elaborados cocidos, panceta y grasas y mantecas fundidas.

Por su parte, China se ha convertido en el principal cliente del sector porcino de capa blanca español, absorbiendo el 27,2% de las exportaciones del mismo, en volumen (y el 23% en valor); superando por tanto a un cliente tan importante tradicionalmente como venía siendo Francia.

Es indudable que el comportamiento de los mercados exteriores del porcino ha estado fuertemente influenciado y condicionado por la evolución de la PPA declarada en el mercado chino en agosto de 2018 que, además, terminó afectando a otros países limítrofes; y que sobre todo ha provocado una fuerte reducción de la producción porcina en China y, por consiguiente, ha incrementado extraordinariamente las necesidades importadoras de dicho mercado. Todos los expertos coinciden en pronosticar la continuidad del impacto de esta grave alteración del mercado chino del porcino, al menos de cara a los ejercicios 2020 y 2021, aunque pendientes de la recuperación de la producción porcina en China, lo cual reconducirá de nuevo los comportamientos y configuraciones de los intercambios mundiales de porcino.

En este contexto, no cabe duda de que en el ejercicio 2019 el sector porcino de capa blanca español ha consolidado y fortalecido su importante posicionamiento estratégico en el marco del mercado mundial del porcino:

  • Cuarto mayor productor mundial y segundo de la UE-27 (detrás de China, EEUU y Alemania)
  • Tercer exportador mundial y primero de la UE-27 (solo detrás de EEUU y Canadá)

Artículo original publicado aquí

Categorías
alternativa natural antibioticos El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino

Alternativas al uso de antibióticos en el ganado porcino

Uno de los objetivos del llamado Pacto Verde contempla una reducción de antibióticos en la ganadería del 50% hasta 2030. El sector porcino está fuertemente concienciado en este objetivo, como no podía ser otra manera.

Estas son algunas de las alternativas al uso de antibióticos

PREBIÓTICOS: son compuestos que modifican la microbiota al ser fermentados por la microflora beneficiosa, disminuyendo el pH intestinal y así reducir la colonización de enterobacterias como E.coli. Sería el caso de los frutoligosacáridos e inulina. Otros como los mananoligosacáridos son capaces de adherirse a bacterias y bloquearlas o las lecitinas que reducen la adherencia bacteriana así reducir su capacidad de dañar la pared intestinal.

PROBIÓTICOS: favorecen la estabilidad de la flora bacteriana que se necesita para prevenir la disbiosis bacteriana y la reducción de la carga patógena por su efecto antimicrobiano.

SIMBIÓTICOS: es la combinación entre agentes prebióticos y probióticos para mejorar la supervivencia y potenciar el proceso de colonización, permitiendo optimizar dosis y beneficios.

ACEITES ESENCIALES: son producidos a partir de la extracción de determinados componentes de las plantas como compuestos fenólicos (p. ej. timol, carvacrol, eugenol), terpenos (extractos de frutas), alcaloides (capsaicina), lecitinas, aldehídos (cinamaldehído), polipéptidos o poliacetilenos. Se ha demostrado en muchos de ellos su acción antimicrobiana y antioxidante.

ACIDOS ORGÁNICOS: Actúan como antibacterianos gracias a su acción penetrante a través de la membrana celular, hinchamiento celular y bloqueo enzimático endocelular. El mecanismo de acción difiere según el tipo de ácido y la fase biológica de la bacteria. Existe sinergismo entre combinaciones distintas de ácidos.

Artículo original publicado aquí

Categorías
El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino sostenible

Sector porcino, mirando el futuro con optimismo

La inesperada y grave crisis sanitaria y económica producida por el COVID-19 ha puesto de manifiesto, de manera incuestionable la extraordinaria importancia del sector primario y la enorme trascendencia que tiene para un país disponer de una suficiente soberanía y capacidad alimentaria, y ha evidenciado el ejemplar esfuerzo y compromiso de todos los integrantes de los diferentes eslabones de las numerosas cadenas alimentarias, sin los que no hubiera sido posible sobrellevar esta crisis.

Uno de esos sectores ha sido el porcino de capa blanca español, que ha permanecido activo poniendo en evidencia tres de sus principales fortalezas: la primera, es que hemos estado al servicio del país, reforzando nuestro trabajo para contribuir al abastecimiento de carne y elaborados del porcino y a la salud de los ciudadanos.

En segundo lugar, hemos evitado la paralización de la economía en miles de pueblos de nuestra geografía. Más del 43% de nuestras granjas se sitúan en municipios de menos de 5.000 habitantes y es en esos pueblos donde generamos riqueza y empleo, desarrollamos infraestructuras y contribuimos a la innovación, asegurando la continuidad de muchos de ellos que, sin nuestra actividad, estarían abocados a la despoblación.

En cuanto al tercer aspecto, hemos mantenido nuestro sólido compromiso con los consumidores, trabajando en todo lo que nos demandan y que nos ha convertido en un referente internacional: calidad y seguridad alimentaria, medio ambiente y bienestar animal.

Los estándares de calidad y seguridad alimentaria del sector porcino se encuentran entre los más altos del mundo gracias a un modelo de producción, el europeo, cuya normativa contempla las mayores exigencias en estas materias y que está avalado por un sistema de trazabilidad a lo largo de todo el proceso de producción, transformación y distribución hasta llegar al punto de venta.

En cuanto al cuidado del entorno y el bienestar animal, también el sector porcino cumple con la normativa más avanzada y exigente del mundo. Los profesionales del sector porcino están trabajando minuciosamente para reducir el impacto ambiental de su actividad, son los principales interesados en hacerlo, ya que preservando la naturaleza protegen su actividad.

En lo referente al bienestar animal, además de lo contemplado por normativa el sector ha ido mucho más allá imponiéndose exigencias aún mayores. Un buen ejemplo de ese esfuerzo ha sido la creación, por parte de INTERPORC, del sello ‘Compromiso Bienestar Certificado’, que avala el cumplimiento de los más altos estándares de bienestar, sanidad, bioseguridad, manejo de los animales y trazabilidad, a lo largo de todo el proceso de vida del animal.

Son estos tres pilares, calidad y seguridad alimentaria, medio ambiente y bienestar animal, además de nuestras fortalezas, nuestros principales desafíos, que además tendremos que conjugar, de cara al futuro, con la capacidad de aumentar nuestra producción para las próximas generaciones.

La población mundial seguirá creciendo de aquí a los próximos 30 años, seremos cerca de 10.000 millones de habitantes y habrá zonas en las que se habrá multiplicado por 10 su población. Eso significa que las exigencias alimentarias del planeta serán mucho mayores y que tendremos que incrementar la producción alimentaria en más de un 70%.

En definitiva, de aquí a los próximos años el trabajo estará en producir más y de forma sostenible. En nuestro caso, en el sector porcino llevamos muchos años haciéndolo, junto a los aspectos señalados anteriormente: nuestro papel al servicio de la sociedad, nuestra contribución a la recuperación económica de España y nuestro compromiso con las demandas de la sociedad. Los tres marcan nuestro día a día, pero también nuestro futuro, en el que tenemos que continuar siendo un sector estratégico capaz de responder, como lo hemos hecho hasta ahora, en todas las circunstancias, también en las más difíciles.

Artículo original publicado aquí

Categorías
carne de cerdo El ayer y hoy del cerdo elaborados elaborados del porcino interporc sector porcino

Ligero incremento de la producción y elaborados del porcino en 2019

En el ejercicio 2019 el Sector Porcino de Capa Blanca Español ha continuado e intensificado la trayectoria de crecimiento que venía siguiendo en los últimos años, configurándose en dicho ejercicio como uno de los pilares básicos del Sistema Agroalimentario español y como uno de los principales protagonistas del mercado mundial del porcino.

En lo que se refiere a la producción, registró un ligero incremento de la producción de carne de porcino en España, alcanzándose los 4,62 millones de toneladas (un incremento del 2,2% respecto a 2018 en el que la producción se quedó en torno a los 4,52 millones de toneladas).

La producción sectorial de carne de porcino se repartió entre carnes destinadas a “consumo directo” (un 51% aproximadamente) y destinadas a la “elaboración de transformados” (un 49% aproximadamente); a partir de esta última se produjeron en torno a 1,12 millones de toneladas de elaborados derivados del porcino (prácticamente el mismo volumen que en 2018). Dicha producción de elaborados se repartió de esta manera:

  • 38% productos curados y embutidos
  • 33% productos cocidos y fiambres
  • 29% tocino, panceta, mantecas, grasas y otros derivados transformados

Artículo original publicado aquí

Categorías
El ayer y hoy del cerdo grasas insaturadas grasas saturadas perfil lipídico salud cardiovascular

PERFIL LIPÍDICO DE LA CARNE DE CERDO

Resulta habitual escuchar hablar sobre la importancia de “tomar menos grasa” o de incluir “alimentos con poca grasa” en nuestra dieta. Sin embargo, desde hace algún tiempo las recomendaciones nutricionales se centran más en la calidad de la grasa que en la cantidad. Por ello, se recomienda sustituir el consumo de grasas saturadas, consideradas como “grasa mala” por grasas insaturadas, o “grasa buena”, en el marco del mantenimiento de la salud cardiovascular.

En una alimentación variada y equilibrada se deben consumir todos los nutrientes necesarios para alcanzar los requerimientos nutricionales diarios, y favorecer la prevención o tratamiento de patologías tales como el síndrome metabólico, la obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes o dislipemias. En este ámbito, se recomienda que la ingesta diaria de grasas no sobrepase el 30 % del total de la energía diaria. De este porcentaje, las grasas saturadas no deben superar el 10 %, aconsejando la sustitución de estas por las de tipo insaturado, tanto ácidos grasos monoinsaturados como poliinsaturados.

La carne de cerdo de capa blanca ¿qué tipo de grasas tiene?

La carne de cerdo de capa blanca muestra un perfil lipídico muy interesante ya que únicamente un tercio de la grasa es saturada. El resto, lo componen principalmente ácidos grasos monoinsaturados convirtiendo a este tipo de carne en un valioso alimento dentro de nuestro patrón alimentario.

En relación al perfil lipídico ideal de la carne, vemos que los ácidos grasos monoinsaturados ocupan entre un 43 y 66 %, los poliinsaturados menos del 23 % y los saturados, menos del 33 %. Si comparamos estos valores con los de la carne de cerdo comprobamos que se ajusta a este perfil lipídico recomendado, constituyendo las grasas monoinsaturadas el 42,9 %, las poliinsaturadas el 15,9 % y las saturadas el 34 %. Es cierto que algunos cortes del cerdo contienen grasa superficial y visible que se puede eliminar fácilmente. Del mismo modo, estos permiten una gran variedad de técnicas culinarias sencillas que no requieren una gran adición de grasas como la plancha, horno, asado, etc. Además, la carne de cerdo admite un sinfín de especias y hierbas aromáticas lo que disminuye la cantidad de sal necesaria para su elaboración.

Calidad nutricional de la carne de cerdo de capa blanca

Además, es una carne de gran interés nutricional no sólo por la calidad de su perfil lipídico, sino también por el resto de nutrientes que contiene. Es una estupenda fuente de proteínas de calidad, así como de vitaminas del grupo B (B1, B3, B6 y B12), y minerales como el zinc, hierro de tipo hemo, potasio y fósforo que desarrollan funciones esenciales en nuestro organismo, entre ellas, el funcionamiento del corazón.

Por todo ello, la carne magra de cerdo es un alimento que se puede incluir dentro de las recomendaciones nutricionales de una dieta variada y equilibrada que ayude a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Artículo original publicado aquí

Categorías
carne de cerdo compromiso social e El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino

Los profesionales del sector porcino, un ejemplo de compromiso con la sociedad

Desde el primer momento en que, hace casi dos meses, se decretara el estado de alarma por la crisis sanitaria del Covid-19, todos los profesionales del sector porcino de capa blanca de España: ganaderos, transportistas y trabajadores de la industria y la distribución fueron muy conscientes de su papel como proveedores de uno de los productos más vinculados a la sociedad y gastronomía española, la carne y los productos del cerdo. El objetivo estaba claro, garantizar el abastecimiento a la población pero cumpliendo con dos premisas fundamentales: proteger la salud de los trabajadores y seguir ofreciendo las máximas garantías de los productos que llegan al mercado.

En el primer aspecto, proteger la salud de los trabajadores: las empresas extremaron sus protocolos de bioseguridad, de por sí, los más exigentes del mundo, y entre otras medidas, reforzaron los métodos de acceso para empleados y proveedores, incrementaron la limpieza y desinfección de instalaciones, maquinarias y zonas comunes, ampliaron el número de turnos para evitar un excesivo número de trabajadores en las instalaciones y reforzaron el número de transportes para garantizar la distribución en todos los puntos de venta de la geografía española.

En el segundo aspecto, solo había que seguir cumpliendo con el sólido compromiso que, desde hace años, mantiene el conjunto del sector porcino con la sociedad, el medio ambiente y el bienestar animal. Un compromiso sobre el que ha construido y sentado las bases de un modelo de producción propio, el más riguroso del mundo en cuanto a estándares de calidad, seguridad alimentaria, protección del medio ambiente y cuidado de los animales, y al que hay que sumar un exigente sistema de trazabilidad que permite seguir todo el proceso de un producto -producción, transformación y distribución- desde la granja a la mesa.

Todo este modelo de producción, único en el mundo, facilita que cada día, también en las situaciones más complicadas, lleguen a nuestros hogares carne y elaborados del porcino de capa blanca, de máxima calidad, seguros, saludables y elaborados bajo el máximo cuidado de los animales y el entorno.

En total más de 300.000 hombres y mujeres del sector porcino han mantenido su compromiso con la sociedad. A todos y cada uno de ellos, desde INTERPORC, nuestro reconocimiento y eterno GRACIAS.

Artículo original publicado aquí

Categorías
#elsectorporcinonopara bienestar animal certificado El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 sector porcino trazabilidad

Sector Porcino: Bienestar animal al servicio del consumidor

La Unión Europea lleva más de 40 años trabajando en materia de bienestar animal y aunque siempre se ha avanzado en este asunto con normativas de obligado cumplimiento es en el año 2001, a raíz de la Directiva 2001/88/CE, que determina una serie de normas para la protección de cerdos en explotaciones ganaderas, cuando comienza a modificarse el modelo de producción del sector porcino de España.

Los ganaderos de porcino obligados a adaptarse a la normativa más exigente del mundo en cuanto a estándares de calidad, seguridad alimentaria y bienestar animal se vieron obligados a realizar importantes inversiones para adecuar sus granjas a las nuevas exigencias, y aunque en un principio, los esfuerzos que debían llevar a cabo cayeron de alguna forma como un imperativo legal, pronto entendieron el bienestar animal como una condición necesaria para mejorar sus producciones y la calidad de los productos destinados a los consumidores.

 

Modelo de producción admirado a nivel mundial

Instaurado ese concepto de a mayor calidad de vida de los animales mayor calidad de los productos, todos los agentes de la cadena de valor, ganaderos, veterinarios, transportistas e industria han trabajado en una misma dirección exigiéndose cada vez más. Como resultado, en poco menos de 20 años el sector porcino de capa blanca español ha conseguido implantar un modelo de producción admirado y reconocido a nivel mundial por su atención y cuidado de los animales.

Con todo, el concepto bienestar animal ha ido evolucionando mucho más allá de los aspectos relacionados con la salud física, el estado o el comportamiento de los animales, implica además una cuestión económica, social y ética, que está cobrando cada vez más importancia en la sociedad. Los consumidores imponen criterios éticos en sus decisiones a la hora de comprar un alimento y están dispuestos a pagar más por alimentos elaborados atendiendo al bienestar animal, o incluso a no comprar aquellos que no cumplan con sus preocupaciones en esta materia.

Sistema de Certificación de la granja a la mesa

El reto en el que está ahora inmerso el sector ganadero en general y el porcino en particular es atender a esas demandas de la sociedad. Por eso, desde el propio sector, que ya está cumpliendo con los más altos estándares en bienestar animal, se ha dado un paso más hacia esas demandas con la creación, por parte de INTERPORC del más completo y avanzado Sistema de Certificación de Bienestar Animal: el Reglamento Técnico de Bienestar Animal y Bioseguridad, Interporc Animal Welfare Spain (IAWS) y el sello ‘Compromiso Bienestar Certificado’, que ampara la carne y los productos del cerdo de capa blanca que cumplen con los requisitos más exigentes del mundo en bienestar animal, bioseguridad y calidad en los procesos de producción y logística del ganado porcino en España.

Este sistema de certificación establece exigentes requisitos basados en criterios científicos, que son los que deben imponerse por encima de cualquier otro criterio para garantizar los mayores estándares en bienestar animal. Criterios científicos que tienen en cuenta los recursos necesarios para una buena cría de los animales, las instalaciones y las características del propio animal y por tanto se basa en indicadores objetivos y cuantificables, por lo que, sin lugar a dudas, es el Reglamento más completo, fiable y avanzado que existe en la materia.

Exigentes condiciones medioambientales

Con este sistema de certificación el porcino español consolida su propio modelo de producción, referente a nivel mundial en bienestar animal pero también en el cuidado del medio ambiente. Las granjas de porcino españolas están sometidas a unas exigentes condiciones medioambientales y los ganaderos de porcino trabajan bajo la premisa reducir-reutilizar-reciclar muy conscientes de que deben aplicar una serie de técnicas encaminadas a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuir al ahorro de agua y energía en todos los procesos, tanto en la producción primaria como en la industrial.

Todo ello ha llevado al sector a reducir un 47% las emisiones de amoníaco por kilo de carne producido, un 38% las emisiones de óxido nitroso y un 14% las emisiones GEI por la gestión de estiércoles, así como a reducir un 30% el consumo de agua por kilo de carne producido.

Aún así, tampoco en esta materia existe conformismo. Todos los profesionales del sector porcino de capa blanca español son muy conscientes de la importancia de cuidar del planeta y siguen implementando ambiciosos programas que en los próximos años a buen seguro harán disminuir aún más el impacto ambiental de la actividad.

 

El bienestar animal es una condición necesaria para mejorar las producciones y la calidad de los productos destinados a los consumidores

Los consumidores están dispuestos a pagar más por alimentos elaborados atendiendo al bienestar animal

El sello ‘Compromiso Bienestar Certificado’ permite al consumidor hacer una elección de compra informada, fiable y transparente


Artículo original publicado aquí

Categorías
#elsectorporcinonopara El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 sector porcino trazabilidad

Miles de trabajadores continúan en sus puestos para garantizar el abastecimiento de productos cárnicos

#ElSectorPorcinoNoPara

Durante estos días en los que parte de la actividad tiene que paralizarse de forma forzosa para vencer al coronavirus, los profesionales de las granjas, transportistas y trabajadores de la industria del sector porcino de capa blanca siguen trabajando para cumplir con su primer compromiso con el consumidor: asegurar su abastecimiento, incluso en situaciones complicadas, de carne y productos elaborados con la máxima calidad y seguridad alimentaria de siempre.

El cerdo nos ofrece una gran diversidad de productos cárnicos con diferentes y beneficiosas características nutricionales, de ahí que sea un producto fundamental de la alimentación y de la gastronomía española y el de mayor demanda en el segmento de carnes. El sector porcino de capa blanca aporta el 43% del total de carnes que ingieren los consumidores españoles a lo largo del año y contribuye al sistema alimentario español con el 30,3% de toda la carne fresca y el 82,3% de toda la carne transformada puesta a su disposición. Además, el consumo per cápita en los hogares se sitúa en unos 36 kilos.

Los datos reflejan la importante necesidad de que el sector siga manteniendo su actividad para abastecer al total de los canales de venta, y muy especialmente a los supermercados, que concentran el 46% de la cuota de ventas de carne fresca y el 54% de elaborados, y a los hipermercados donde se vende el 10% de la carne fresca y el 15% de los elaborados.

Por su parte, los miles de trabajadores que componen el sector porcino son muy conscientes de las circunstancias excepcionales que se están viviendo en nuestro país y de su papel determinante a la hora de mantener las rutinas alimentarias de las familias. La producción, el transporte y la distribución de alimentos, así como su comercialización forman parte de la cadena de abastecimiento alimentario cuya actividad debe garantizarse.

En esta situación, todas las empresas han incrementado aún más los controles para reforzar la seguridad y calidad alimentaria, están implementando planes de contingencia para proteger a sus trabajadores y están cumpliendo estrictamente los protocolos de las autoridades sanitarias para la prevención y protección contra el Coronavirus y poder mantener así la actividad en todos los eslabones de la cadena de producción.

El porcino de capa blanca está totalmente preparado para seguir abasteciendo de carne y productos elaborados a los hogares españoles. Es el sector ganadero más importante de España: representa el 39% de la producción final ganadera; el 9,5% de la producción industrial de nuestro país; cuenta con más de 86.000 granjas; más de 2.000 industrias; y produce más de 4,6 millones de toneladas de carne y productos elaborados al año.

No obstante, este es un gran reto para todos, tanto para los que siguen en sus puestos de trabajo como para los que lo hacen desde sus casas. Desde INTERPORC como no podía ser de otra manera, hemos editado un vídeo, al que se puede acceder a través del siguiente enlace, https://youtu.be/Cur3wdA7HRI con el que queremos dar a conocer y agradecer el esfuerzo y el trabajo que continúan desarrollando los profesionales del sector porcino a lo largo de toda la cadena y animaros a todos los consumidores a quedaros en casa, mientras #ElSectorPorcinoNoPara para llevaros productos cárnicos de porcino de capa blanca de la máxima calidad y seguridad alimentaria.


Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad Control de purines El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 purines sector porcino transparencia trazabilidad

Los purines como aliados en la protección de la naturaleza

La agricultura y la ganadería, lejos de producir efectos negativos sobre el medio ambiente son aliados fundamentales para proteger la naturaleza. Desde que se tiene constancia el hombre ha utilizado los residuos procedentes de las actividades agropecuarias como única fuente de fertilización natural de los cultivos. En este sentido, los purines generados por el porcino, en contra de lo que muchos creen, no son sólo residuos industriales de los que haya que deshacerse, sino que se trata de un subproducto con una importante utilidad agronómica.

En los purines de cerdo se encuentran la totalidad de los nutrientes esenciales para las plantas. Si bien es cierto que algunos de sus componentes pueden limitar su función como fertilizante, su aplicación racional y programada en terrenos agrícolas es clave para optimizar los beneficios en las explotaciones.

A dosis compatibles con una buena valoración agronómica o después del tratamiento tecnológico en las plantas transformadoras, los purines tienen efectos positivos sobre el suelo y los cultivos agrícolas por ser generadores de humus y de su mineralización. Existen numerosos estudios que demuestran que su eficiencia es similar a la del nitrógeno mi­neral, permitiendo reducir el uso de impor­tantes cantidades de fertilizantes minerales.

Por otra parte, el excedente de purines puede ser tratado para su transformación en abono y energía eléctrica en diferentes tipos de plantas: plantas de compostaje; plantas de biogás; y plantas de cogeneración.

Una correcta utilización de los purines ayuda a reconstruir el terreno agrícola impidiendo la desertificación a la vez que favorece el empleo de menos abonos químicos, con mayor coste y problemática medioambiental. De hecho, la fertilización es uno de los costes más importantes en producciones como la de cereales, especialmente en España, que es un país eminentemente cerealista con baja calidad nutricional de suelos.

En España más del 90% de los purines de cerdo se reutiliza en sustitución de abonos. Es el ejemplo más claro del compromiso del sector porcino con la sostenibilidad y el medio ambiente. Un sector que además cuenta con explotaciones punteras en sostenibilidad y cuyo afán es reducir y reutilizar, lo que ha propiciado que en los últimos años se haya logrado una disminución del volumen de purines y residuos finales del 30%.


Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal certificado bioseguridad El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 sector porcino sello bienestar animal certificado transparencia trazabilidad

Compromiso bienestar certificado, un sello con el máximo rigor científico y transparencia

El sello “Compromiso Bienestar Certificado”, que garantiza el cumplimiento de los más altos estándares de bienestar, sanidad, bioseguridad, manejo de los animales y trazabilidad en todos los eslabones de la cadena de valor del porcino de capa blanca de España, ha sido evaluado por un Comité Científico de alto nivel integrado, entre otros, por el INIA, el Colegio de Veterinarios de Murcia y varias Universidades españolas, como la de Zaragoza o la Politécnica de Madrid.

Asimismo, ha sido sometido a la consideración de las empresas del sector, certificadoras y organizaciones de protección y defensa de los animales, que han aportado sus sugerencias, por lo que cuenta con todas las garantías técnicas y con el consenso necesario entre todos los implicados en el bienestar animal.

Para la obtención de este sello han de cumplirse los requisitos exigidos en el  “Reglamento Técnico de Bienestar Animal y Bioseguridad INTERPORC ANIMAL WELFARE SPAIN”, un documento público y transparente, que está concebido como una herramienta de mejora continua para poder dar respuesta a nuevas sugerencias y a sucesivas necesidades del sector y a los consumidores finales.

Las normativas de bienestar animal nacional y europea son las más exigentes del mundo, y este Reglamento va aún más allá, introduciendo requisitos más rigurosos, lo que convierte al sector porcino español en referente internacional al introducir de forma voluntaria nuevas exigencias que garantizan que nuestro proceso de producción es el más garantista del mundo con el bienestar de los animales.


Artículo original publicado aquí

Categorías
cambio climático El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 sector porcino sostenibilidad

Sector porcino: compromiso real, presente y futuro, en la lucha contra el cambio climático

Hace poco más de un mes que finalizaba en Madrid la última Cumbre del Clima, la COP25, sin otro acuerdo más allá que el compromiso de que los cerca de 200 países asistentes se presenten, de cara a este 2020, con propósitos mucho más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático, y muy especialmente en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Esa falta de consenso que imperó durante dos semanas en Madrid dista mucho de la unión del sector porcino de capa blanca español, que consciente de que el planeta tiene una emergencia climática, trabaja no solo desde hace años, sino también con la mirada puesta en el futuro, en la protección del entorno y en la reducción del impacto medioambiental de su actividad.

El sector porcino lleva años dedicando muchos esfuerzos en proteger el medio ambiente. Las granjas de porcino españolas cuentan con instalaciones modernas acondicionadas para reducir la producción de residuos y para gestionarlos correctamente a través de su reciclado o reutilización; y utilizan el agua y la energía de manera eficiente, incluso, muchas de ellas son abastecidas por energías renovables.

Resultado de todo ello son los significativos datos de los últimos años que reflejan reducciones muy importantes en el consumo de agua (-30%), o en emisiones GEI: hasta un 47% las emisiones de amoníaco por kilo de carne producido; un 38% las emisiones de óxido nitroso; y un 14% las emisiones por la gestión de estiércoles.

Los números son el ejemplo más claro de la forma en que día a día trabaja el sector, bajo el modelo de producción europeo que conlleva la legislación más exigente del mundo en esta materia y que ha convertido al sector porcino de capa blanca español en un referente internacional en el cuidado del medio ambiente.

Pero esta posición privilegiada nos obliga a seguir mejorando de cara al futuro y fue lo que nos impulsó a crear el Comité de Sostenibilidad de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), un grupo de expertos, que más allá de ese día a día, pudieran estudiar y evaluar el impacto medioambiental de nuestro trabajo en cada una de sus fases, desde la granja a la mesa, y que nos dieran las directrices para potenciar todos aquellos procedimientos que permitan aún más mitigar la huella de nuestra actividad .

El Comité de Sostenibilidad, creado en 2018, trabaja para reforzar las acciones del sector porcino en la lucha contra el cambio climático, y para ello, cuenta con el apoyo del conjunto del sector, decididamente comprometido en esta lucha y en seguir invirtiendo, tanto dinero como formación, en todas aquellas técnicas que permitan disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente durante el almacenamiento y tratamiento de purines, y ahorrar agua y energía.

La actividad del sector porcino y del sector primario en su conjunto tiene una gran responsabilidad en la lucha contra el cambio climático, pero también es necesario tener muy presente que somos un sector estratégico fundamental por nuestra función social, económica y vertebradora del medio rural, y que nuestro objetivo final no es otro que ofrecer productos seguros, sanos y de calidad para alimentar a la sociedad.


Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal bienestar animal certificado El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 sector porcino

Sector porcino: referentes en bienestar animal

El sector porcino español se ha convertido en uno de los referentes mundiales en bienestar animal gracias a un modelo de producción propio, que exige las condiciones más estrictas del mundo en la materia.

En los últimos años, los ganaderos de porcino no sólo han mejorado las instalaciones de las granjas sino todo el modelo de producción desde la granja a la mesa.

En cuanto a las instalaciones, se trata de uno de los factores de mayor importancia en el bienestar animal. Las granjas deben facilitar la expresión del comportamiento de cada animal y a su vez responder a las necesidades vitales de los mismos. En este sentido, la normativa española contempla una completa regulación que abarca: el tamaño de las explotaciones; el espacio y superficie mínimos obligatorios que deben disponer los cerdos; el diseño de los comederos para entre otras cosas minimizar daños entre animales; los tipos de suelos para que no sean resbaladizos ni causen daño ni sufrimiento; o las condiciones ambientales (niveles de ruido, temperatura o luz), entre otros.

Por otra parte, la normativa española limita el tamaño máximo de las explotaciones: somos el único país del mundo (en otros países de la UE sí es posible la existencia de explotaciones mayores) donde desde el año 2000 no se pueden construir granjas de gran tamaño. El límite está en 720 UGM, aunque una comunidad autónoma puede incrementarlo hasta un máximo de 864 UGM tras hacer un estudio individualizado del proyecto. Reducir el tamaño de las explotaciones permite disminuir la concentración de animales, minimizando los problemas sanitarios y consiguiendo una producción más eficiente, más segura y más sana.

Asimismo, la legislación española establece limitaciones en las distancias entre granjas, entre granjas y casco urbano y entre granjas y vías de comunicación, con el fin de prevenir la difusión de enfermedades, si las hubiera, y contribuir a un mejor reparto rural de las granjas de porcino evitando concentraciones innecesarias de granjas en puntos específicos. Una medida, que como en el caso anterior, no deben cumplir los ganaderos de otros países de la UE.

Estos requisitos pretenden asegurar el confort y desplazamiento de los cerdos, así como mantener las condiciones de higiene y limpieza de las instalaciones y proporcionar un ambiente idóneo para los animales, y nuestros ganaderos son los más interesados porque a mayor bienestar de los animales mayor calidad de la producción.


Artículo original publicado aquí

Categorías
El ayer y hoy del cerdo interporc motor económico portada1 sector porcino sostenibilidad

El sector porcino un motor económico de la ‘España vaciada’

Pueblos abandonados o en peligro de extinción. La despoblación rural es uno de los principales desafíos a los que se enfrenta España en un territorio en el que ya existen más de 1.300 pueblos con menos de 101 habitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La ganadería y el sector porcino en particular están fuertemente vinculados a los pueblos y campos de España y son parte fundamental de la sociedad rural. Solo de porcino existen más de 80.000 granjas en decenas de miles de pueblos de toda España donde genera 300.000 puestos de trabajo directos y más de 1 millón indirectos, fundamentalmente en estas zonas, donde aporta riqueza, empleo y oportunidades de futuro para los jóvenes.

Las granjas e industrias del porcino dinamizan la economía de muchos pequeños pueblos de la España rural al conllevar una fuerte demanda en materias primas agrícolas e impulsar otras industrias auxiliares, así como atraer servicios e infraestructuras, lo que contribuye significativamente a frenar, e incluso revertir, las enormes pérdidas de población en algunas áreas rurales.

Miles de jóvenes permanecen arraigados en la España rural gracias a las oportunidades que ofrece el sector porcino, que les permite desarrollar una actividad laboral estable y formar familia sin tener que emigrar a los grandes núcleos urbanos.

Así mismo, es una actividad económica en la que la presencia femenina es creciente, y de hecho las mujeres han tenido y tienen un papel protagonista en la transformación del sector porcino de capa blanca de los últimos años, y hoy ocupan puestos de responsabilidad en departamentos clave, ya sea como ganaderas, veterinarias o profesionales de la industria que trabajan día a día en el sector y permiten que siga creciendo.

Los cientos de miles de hombres y mujeres que trabajan en el sector porcino dan vida a nuestros pueblos y aseguran la continuidad de muchos de ellos, contribuyendo de forma decisiva a vertebrar nuestro país.


Artículo original publicado aquí