Categorías
bienestar animal bioseguridad economía Economía circular El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino

La innovación, la sostenibilidad y cuidado de los animales son cuestiones clave para mantener el liderazgo del sector porcino español

– ¿Qué objetivo se marca INTERPORC con la celebración del V Foro Internacional Sector Porcino?

La Interprofesional representa a un sector que es líder en el ámbito internacional a la vez que referente en todo el mundo por su modelo de producción sostenible, y por ello entendimos hace ya cinco años que España debía contar con una cita cuyo objetivo es contar con voces autorizadas para abordar los grandes retos del porcino tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

En esta edición incorporamos como novedad una mesa redonda con cuatro expertos en comunicación, un aspecto clave para dar a conocer nuestro sector y lo que hacemos.

– ¿Es importante que la opinión pública conozca en mayor medida el trabajo y la aportación a la sociedad del sector porcino?

Creo que la opinión pública cada vez se informa más y reconoce la alta calidad y seguridad de nuestros productos, en los que confía, pero quizá no conozca en la misma medida que son fruto de un modelo basado en la sostenibilidad. Tenemos el modelo de producción más exigente del mundo en cuanto a bienestar animal y cuidado del medio ambiente. No hay zona del mundo donde los animales tengan, por normativa, más espacio, mejores condiciones higiénicas ni mayores comodidades. En España es donde nuestro ganado goza de la mayor protección y eso para todos nosotros es algo de lo que sentirnos orgullosos, y también nos gustaría que eso se conociera en mayor medida por nuestros ciudadanos.

En cuanto al ámbito medioambiental, los resultados de esa apuesta por un modelo sostenible son tangibles: el sector porcino español ha reducido en los últimos años un 47% las emisiones de amoniaco por kilo de carne producida y un 54% por kilo producido las emisiones de metano procedentes de la gestión de estiércoles. Además, gracias a la fuerte concienciación en esta materia se ha conseguido reducir hasta un 30% el uso de agua por cada kilo de carne producido.

– ¿Están tan avanzadas las medidas de bioseguridad en las granjas de porcino españolas como las de bienestar animal?

Al igual que en bienestar animal, en nuestro país hace años que contamos con una legislación específica en relación a la ordenación del sector porcino. Por normativa se especifican los requisitos de bioseguridad que deben cumplir todas las granjas españolas para poder desarrollar su actividad ganadera. Esto, sin duda, ha contribuido a que nuestro nivel de bioseguridad sea el más alto de toda la Unión Europea y, por qué no decirlo, del mundo. El estatus sanitario de nuestra cabaña ganadera es sobresaliente.

En todo caso todos somos conscientes de la importancia de la bioseguridad para nuestro sector, y por ello no bajamos la guardia para prevenir la llegada de enfermedades. Desde INTERPORC estamos muy atentos y llevamos a cabo campañas de concienciación, como la que actualmente estamos desarrollando a raíz de la detección de PPA en otros países.

– ¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta el sector de cara al futuro?

La innovación, la sostenibilidad y el respeto y cuidado de los animales creo que son cuestiones clave para mantener el liderazgo del sector porcino español. Pero también debemos estar muy atentos a las nuevas demandas de los consumidores, que piden productos saludables, de calidad y producidos con bajo impacto ambiental y respeto a los animales.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal bioseguridad economía Economía circular El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino

El reto de aplicar un modelo de producción sostenible e internacional

En los últimos años el sector porcino español está afrontando con éxito los diferentes retos que, como sector líder en los ámbitos nacional e internacional, se le están presentando. Entre ellos, son destacables la consolidación y mejora de un sistema de producción cada vez más respetuoso con los animales y con el medio ambiente; y el importante avance en la internacionalización.

En el caso del primer reto, España cuenta con el modelo de producción más exigente del mundo en bienestar del ganado y cuidado medioambiental, el de la Unión Europea, que es referencia internacional. Para adaptarse a ese nuevo modelo de producción, los ganaderos han realizado importantes inversiones para adecuar las granjas a esta normativa y han apostado, como en ningún otro país, por cumplir y potenciar esta normativa tan estricta yendo más allá de las exigencias europeas.

A esa exigente normativa y control, se suma un sistema de trazabilidad de la granja a la mesa que es un ejemplo mundial y que asegura que cualquier producto cárnico que llega al consumidor lo hace con garantías sanitarias de primer nivel.

Así mimo, las granjas de porcino trabajan bajo el binomio “reducir-reutilizar”. Como resultado, en los últimos años, entre otras mejoras, el sector porcino ha conseguido disminuir un 22% las emisiones de gases de efecto invernadero y un 30% el uso de agua por kilo de carne producido.

En este sentido, hay que subrayar que el agua total consumida por el sector porcino es tan solo el 0,05% del consumo en España. Por otro lado, se ha implementado una nueva normativa de gestión de purines que reduce en un 30% los nitratos y que además supone una gestión eficiente ya que se aplicarán directamente al suelo, con enterramiento.

Por otro lado, el segundo desafío es mantener la posición entre las grandes potencias del comercio internacional que se ha alcanzado gracias al buen trabajo de las empresas pero también a la calidad y al sistema de seguridad alimentaria que lleva aparejado aplicar el modelo de producción español.

Las garantías de calidad y seguridad que aporta el sector porcino de capa blanca español es clave para ganar la confianza de los países importadores y facilita la creación de nuevos socios comerciales y, por lo tanto, permite abrir nuevos mercados en los que vender productos. A todo ello han contribuido no sólo las importantes inversiones realizadas en los últimos años por el sector porcino, sino también el alto grado de concienciación de todo el sector, desde ganaderos a veterinarios, y la sólida formación en esta materia de todos los profesionales implicados.

Hoy los productos del cerdo de capa blanca español se venden en más de 130 países de todo el mundo, con una facturación exterior superior a los 5.000 millones de euros, lo que nos sitúan como el segundo exportador europeo y el tercero a nivel mundial.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad economía Economía circular El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino

Diez retos de futuro del sector porcino español

Por Manuel García, presidente de INTERPORC

La historia reciente del porcino español es la crónica de un éxito que tiene pocas analogías en otros sectores económicos de este país, toda vez que en pocas décadas hemos evolucionado de un tipo de producción tradicional y casi de autoabastecimiento a un modelo altamente profesionalizado y sostenible que exporta a todos los rincones del mundo y es admirado internacionalmente.

Además, es reseñable que este proceso de crecimiento y modernización lo hemos realizado fundamentalmente en y desde las zonas rurales convirtiéndonos en un motor de la economía y el empleo en miles de pueblos de toda España y en un sector clave para la vertebración del país, ya que damos un futuro laboral de calidad y estable a miles de jóvenes.

Detrás de este éxito están, entre otros factores, la especialización de cada eslabón de la cadena de valor y el crecimiento firme y sostenible que nos ha llevado a aprovechar las oportunidades para liderar el sector internacionalmente. Pero como buenos líderes también estamos atentos a los retos de futuro para anticiparnos y garantizar la sostenibilidad de nuestro modelo en los próximos años y décadas.

Son muchos estos retos, pero voy a referirme a 10 de ellos, que se engloban en 3 categorías: proceso de producción, mercados e imagen del sector. En la primera de ellas, el proceso de producción, está en manos de los agentes del sector adaptarse a las nuevas exigencias de la sociedad para mantener nuestro compromiso con ella. En este ámbito marcaría 6 retos importantes: sanidad animal, bioseguridad, bienestar animal, sostenibilidad, economía circular y necesidad de innovación.

Por su parte, desde fuera del sector llegan importantes retos relacionados con los mercados. El primero, nuestra consolidación global, toda vez que trabajamos para consumidores de más de 130 países y precisamos consolidar y robustecer nuestras estructuras comerciales internacionales; y el segundo, la continua adaptación a las demandas de los mercados, que giran en torno a productos cada vez más saludables y de calidad.

Por último, pero no menos importante, es cada vez más necesario reforzar nuestra imagen ante la opinión pública. En esta tercera categoría fijo otros 2 retos, el del fomento de la investigación y su divulgación ante los consumidores; y el de la difusión de la labor del sector, ya que es preciso comunicar quiénes somos, qué hacemos y cómo. Tenemos un modelo de producción sostenible y atento al bienestar animal que es referente internacional y debemos darlo a conocer para evitar que colectivos anticárnicos distorsionen de manera falaz nuestra imagen ante la sociedad.

En definitiva, son muchos los retos, pero es aún mayor la capacidad de los hombres y mujeres del porcino español para superarlos y seguir liderando un futuro que estoy seguro de que nos deparará grandes alegrías.

Artículo original publicado aquí