Categorías
cambio climático El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 sector porcino sostenibilidad

Sector porcino: compromiso real, presente y futuro, en la lucha contra el cambio climático

Hace poco más de un mes que finalizaba en Madrid la última Cumbre del Clima, la COP25, sin otro acuerdo más allá que el compromiso de que los cerca de 200 países asistentes se presenten, de cara a este 2020, con propósitos mucho más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático, y muy especialmente en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Esa falta de consenso que imperó durante dos semanas en Madrid dista mucho de la unión del sector porcino de capa blanca español, que consciente de que el planeta tiene una emergencia climática, trabaja no solo desde hace años, sino también con la mirada puesta en el futuro, en la protección del entorno y en la reducción del impacto medioambiental de su actividad.

El sector porcino lleva años dedicando muchos esfuerzos en proteger el medio ambiente. Las granjas de porcino españolas cuentan con instalaciones modernas acondicionadas para reducir la producción de residuos y para gestionarlos correctamente a través de su reciclado o reutilización; y utilizan el agua y la energía de manera eficiente, incluso, muchas de ellas son abastecidas por energías renovables.

Resultado de todo ello son los significativos datos de los últimos años que reflejan reducciones muy importantes en el consumo de agua (-30%), o en emisiones GEI: hasta un 47% las emisiones de amoníaco por kilo de carne producido; un 38% las emisiones de óxido nitroso; y un 14% las emisiones por la gestión de estiércoles.

Los números son el ejemplo más claro de la forma en que día a día trabaja el sector, bajo el modelo de producción europeo que conlleva la legislación más exigente del mundo en esta materia y que ha convertido al sector porcino de capa blanca español en un referente internacional en el cuidado del medio ambiente.

Pero esta posición privilegiada nos obliga a seguir mejorando de cara al futuro y fue lo que nos impulsó a crear el Comité de Sostenibilidad de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), un grupo de expertos, que más allá de ese día a día, pudieran estudiar y evaluar el impacto medioambiental de nuestro trabajo en cada una de sus fases, desde la granja a la mesa, y que nos dieran las directrices para potenciar todos aquellos procedimientos que permitan aún más mitigar la huella de nuestra actividad .

El Comité de Sostenibilidad, creado en 2018, trabaja para reforzar las acciones del sector porcino en la lucha contra el cambio climático, y para ello, cuenta con el apoyo del conjunto del sector, decididamente comprometido en esta lucha y en seguir invirtiendo, tanto dinero como formación, en todas aquellas técnicas que permitan disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente durante el almacenamiento y tratamiento de purines, y ahorrar agua y energía.

La actividad del sector porcino y del sector primario en su conjunto tiene una gran responsabilidad en la lucha contra el cambio climático, pero también es necesario tener muy presente que somos un sector estratégico fundamental por nuestra función social, económica y vertebradora del medio rural, y que nuestro objetivo final no es otro que ofrecer productos seguros, sanos y de calidad para alimentar a la sociedad.


Artículo original publicado aquí

Categorías
Artículos y Entrevistas cambio climático interporc Manuel García sector porcino español

SECTOR PORCINO: MUCHO QUE DECIR EN LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Mientras Madrid se convierte en la capital de la Cumbre del Clima donde se reúnen expertos, jefes de Estado y ministros para negociar y sentar las bases para la lucha contra el cambio climático, miles de ganaderos del sector porcino de nuestro país trabajan en su día a día protegiendo las zonas rurales que les acogen y donde se asienta su actividad desde hace siglos.

El sector porcino no es en absoluto ajeno a la problemática medioambiental, toda vez que nuestros ganaderos llevan siglos trabajando en plena naturaleza y son los primeros defensores de una actividad que protege el entorno que nos acoge generación tras generación. En España, la producción porcina es una actividad moderna y respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, debemos reconocer que, al igual que con el resto de sectores ganaderos, nuestra imagen pública no se corresponde en la medida justa con la realidad de un sector que en los últimos años ha cambiado, y mucho.

Eso se debe a varios factores, entre ellos, creo que de especial significancia, el desconocimiento de una buena parte de la sociedad, que es cada vez más urbanita y está más alejada de las zonas rurales; y el ataque de colectivos que desdibujan la verdad del modelo de producción español, el más proteccionista del mundo con el medio ambiente.

Tenemos que luchar contra ese desconocimiento y contra las falsedades que salpican a nuestro sector. Y para ello debemos seguir realizando un importante esfuerzo en comunicación para trasladar de forma efectiva a la sociedad quiénes somos y lo mucho que aportamos. Porque la verdad está de nuestra parte, y por eso podemos decir con mucho orgullo que en las tres últimas décadas el sector porcino de capa blanca español ha experimentado una profunda transformación que nos ha convertido en líderes internacionales y en referentes de lo que se conoce como la ‘ganadería moderna’: profesionalizada, innovadora, respetuosa con la sensibilidad y necesidades de los animales y enfocada en la reducción del impacto ambiental y el cuidado del medio ambiente.

En este último aspecto, el cuidado del medio ambiente, hay que subrayar que España aplica el modelo de producción europeo que conlleva la legislación más exigente del mundo, lo que nos ha llevado, entre otras mejoras, a reducir nuestro consumo de agua, de energía y de emisiones de gases de efecto invernadero en todos los procesos, desde la granja a la mesa.

Las cifras señalan que la actividad porcina -que cuenta con más de 80.000 granjas, gestiona una gran cantidad de territorio y emplea a 300.000 personas- tan solo genera el 1,9% de los gases de efecto invernadero (GEI). Esa es una cifra muy alejada de lo que se quiere dar a entender a la opinión pública, que también desconoce el esfuerzo que hemos realizado en los últimos años y que nos han llevado a reducir en un 47% las emisiones de amoníaco por kilo de carne producido, en un 38% las emisiones de óxido nitroso y en un 14% las emisiones GEI por la gestión de estiércoles. Y seguimos trabajando de cara al futuro para disminuirlas aún más.

Por otro lado, en cuanto a la huella hídrica, hay que señalar que el agua total consumida al año por el sector porcino es de unos 54 hm3, lo que supone tan solo el 0,05% del total de agua disponible en España. Gracias a la innovación y a la concienciación de los ganaderos se ha conseguido disminuir un 30% el uso de agua por kilo de carne producido. Y también en este aspecto mantenemos un fuerte compromiso para seguir reduciendo el uso de agua.

Así mismo, cabe destacar que el sector porcino español cuenta con instalaciones ganaderas modernas, acondicionadas para reducir la producción de residuos y para gestionarlos correctamente a través de su reciclado o reutilización. Utilizamos la energía de manera eficiente y muchas granjas son abastecidas por energías renovables.

La clara reducción de las emisiones GEI, el consumo responsable de agua y la eficiencia energética en el sector porcino son tres claros ejemplos de que estamos trabajando duramente en la lucha contra el cambio climático. Nuestra concienciación con la sostenibilidad es firme. Pero también debemos tener en cuenta que ese nivel de exigencia no puede llevarnos a olvidar lo que hacemos en esta materia y a trasladar con orgullo a toda la sociedad que estamos entre los países más avanzados del mundo en la protección del medio ambiente.

Manuel García

Presidente de INTERPORC

Artículo original publicado aquí

Categorías
cambio climático cuidado del medio ambiente cumbre clima 2019 Descargas ganadería moderna interporc sector porcino

SECTOR PORCINO ESPAÑOL: Comprometidos en la lucha contra el cambio climático

Descargar Dossier Cumbre-Clima 2019

Dossier Cumbre Clima2019_rd

Artículo original publicado aquí

Categorías
cambio climático interporc portada Prensa sector porcino sector porcino español

Alberto Herranz: “El sector porcino español mantiene un papel muy activo en la lucha contra el cambio climático”

 

  • Afirma que “la reducción del consumo de agua, de la energía y de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero son el ejemplo más claro del firme compromiso del sector porcino de capa blanca español con el medio ambiente”

Madrid, a 10 de diciembre de 2019.- “El sector porcino español mantiene un papel muy activo en la lucha contra el cambio climático, trabajando en su día a día aspectos como la reducción del uso de agua, de energía o de emisiones de Gases de Efecto Invernadero”.

Así lo ha señalado Alberto Herranz, director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), durante la mesa redonda que, bajo el título “Desafío climático en el sector agroalimentario”, ha organizado la Red Española del Pacto Mundial durante la Cumbre del Clima en IFEMA (Madrid).

Herranz ha recordado que en los últimos años el sector ha conseguido reducir un 30% el consumo de agua por kilo de carne producido y ha llevado a cabo diferentes iniciativas encaminadas a la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

En este sentido, ha destacado que esa labor ha dado sus frutos toda vez que en los últimos años el sector porcino ha reducido un 47% las emisiones de amoníaco por kilo de carne producido, un 38% las emisiones de óxido nitroso y un 14% las emisiones GEI por la gestión de estiércoles.

Por otra parte, el director de INTERPORC ha expuesto que los ganaderos de porcino trabajan bajo la premisa Reducir-Reutilizar-Reciclar. Para ello cuentan con depósitos para el reciclaje de los materiales de forma separada y participan del proceso al clasificar los tipos de residuos. Asimismo, aprovechan el purín para convertirlo en abono para cultivos, de hecho, ha aclarado “más del 90% de los purines generados por el sector porcino se reutilizan como abono agrícola”.

Asimismo, ha resaltado “hoy las granjas de porcino generan un 50% menos de purines, gracias, entre otros avances, a la innovación en la industria de elaboración de los piensos”.

El director de INTERPORC ha recalcado que España aplica el modelo europeo de producción europeo, que conlleva la legislación más exigente del mundo en protección del medio ambiente y su lucha contra el cambio climático “es un compromiso real de todo el sector”.

La Interprofesional forma parte de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas para la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) trabajando de forma activa en siete de esos Objetivos: Salud y Bienestar (Objetivo número 3); Educación y Calidad (4); Industria, Innovación e Infraestructura (9); Producción y Consumo responsables (12); Acción por el Clima (13); Vida de Ecosistemas Terrestres (15); y Alianzas para lograr los Objetivos (17).


Artículo original publicado aquí

Categorías
cambio climático interporc portada Prensa sector porcino sector porcino español

Alberto Herranz: “El sector porcino español está realizando grandes avances en la lucha contra el cambio climático y seguirá redoblando sus esfuerzos”

 

  • El director de INTERPORC destaca que la ganadería gestiona una extensa cantidad de territorio y el porcino es un ejemplo a seguir en inversión e innovación para reducir el impacto medioambiental
  • Destaca que el porcino sólo consume el 0,05% del agua disponible en España, que ha reducido de forma importante las emisiones GEI y que está avanzando en sistemas de economía circular

Madrid, a 4 de diciembre de 2019.- “El sector porcino español es consciente de que el planeta tiene una emergencia climática y entre todos debemos poner soluciones. Nosotros estamos realizando grandes avances en la lucha contra el cambio climático, pero sabemos que hay que redoblar esfuerzos, y lo hacemos, para seguir avanzando junto al resto de sectores económicos y productivos”.

Así lo ha señalado Alberto Herranz, director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC) durante el desayuno informativo que ha mantenido esta mañana en Madrid en el marco de la Cumbre Mundial del Clima (COP25) que se celebra estos días en Madrid.

Herranz ha subrayado que “el sector ganadero en general, y el porcino en particular, tenemos mucho que decir en la lucha contra el cambio climático toda vez que trabajamos día a día en entornos abiertos y somos los primeros interesados en una buena gestión y en el cuidado del territorio en el que desarrollamos nuestra actividad desde hace siglos”.

En este punto, ha asegurado que “si midiéramos el impacto medioambiental por territorio gestionado, vertebración territorial o empleo, sin duda seríamos un gran ejemplo a seguir, y de hecho lo somos en cuanto a inversión e innovación para reducir el impacto medioambiental de nuestra actividad”.

El director de INTERPORC ha enfatizado que España aplica el modelo europeo de producción europeo, que conlleva la legislación más exigente del mundo en protección del medio ambiente. “No existe hoy en día ninguna zona del mundo con una normativa más respetuosa con el medio”, ha explicado.

Disminución del uso de agua y mejoras en la gestión de purines

Alberto Herranz ha detallado algunos de los principales avances del sector en materia de sostenibilidad, como la disminución en un 30% del uso de agua por kilo de carne producido. Ha indicado que “actualmente el agua total consumida al año por el sector es de unos 54 hm3, lo que supone tan solo el 0,05% del total de agua disponible en España. Y seguimos implementando medidas e innovando para reducir aún más lo que se conoce como huella hídrica”.

Además de reducir el consumo, el sector trabaja en la protección de los acuíferos. Así, las granjas españolas cuentan con balsas cercadas e impermeabilizadas para la gestión de purines y de esa forma evitar el riesgo de filtración y contaminación de las aguas superficiales y subterráneas.

Precisamente, sobre los purines ha aclarado que no son sólo residuos industriales de los que haya que deshacerse, sino que se trata de un abono orgánico de mucha calidad para su uso como fertilizante que permite reducir el uso de abonos químicos en la agricultura. Y también sirve de materia prima para la generación de energía eléctrica en plantas de compostaje, de biogás y de cogeneración.

Ha añadido que, en el caso de los purines, el trabajo se centra en su correcta gestión, en la que el sector trabaja de forma constante para introducir mejoras. “De hecho contamos con una normativa que limita la cantidad que se utiliza por hectárea para garantizar la protección de los acuíferos; lo que obliga a enterrar el purín en el suelo, para contribuir a reducir las emisiones de amoníaco a la atmósfera”, ha comentado.

Reducción de emisiones GEI

En cuanto a las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), el director de la Interprofesional ha aclarado que “el peso del sector porcino sobre el conjunto de las emisiones nacionales de GEI es solo del 2%, mucho más bajo de lo que a veces se hace creer a la opinión pública”.

Ha resaltado que “los ganaderos españoles aplican técnicas para la disminución de emisiones GEI, y gracias a ello hemos reducido un 47% las emisiones de amoníaco por kilo de carne producido, en un 38% las emisiones de óxido nitroso y en un 14% las emisiones GEI por la gestión de estiércoles.

Por otro lado, Alberto Herranz se ha referido a otros avances del sector, como la eficiencia energética. En este punto ha recordado que en España funcionan granjas de porcino que son abastecidas por energías renovables y otra amplia mayoría ha realizado importantes inversiones en aspectos como mejoras en el aislamiento de los edificios; la regulación de los equipos de climatización; una iluminación eficiente; estanqueidad de las naves; o implantación de barreras vegetales cortavientos, entre otras cuestiones.

Así mismo, sobre economía circular ha expuesto que son cada vez más las granjas que trabajan bajo la premisa Reducir-Reutilizar-Reciclar. Para ello cuentan con depósitos para reciclaje de los materiales de forma separada y los ganaderos participan del proceso al clasificar los tipos de residuos. O que aprovechan el purín para realizar un ciclo virtuoso que los convierte en abono para cultivos que vuelven a alimentar a los animales.

El director de INTERPORC ha concluido aseverando que la lucha contra el cambio climático es un compromiso real del sector, que a través de la Interprofesional forma parte de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas para la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y ya trabaja de forma activa en siete de esos Objetivos, entre ellos el número 13, Acción por el Clima.


Artículo original publicado aquí