Categorías
calor neumáticos Servicio Integral del Automóvil Taller

Cómo afecta el calor a los neumáticos: esto es lo que tienes que revisar

¿Sabías que en verano el asfalto está unos 10 grados por encima de la temperatura del ambiente? Los neumáticos de nuestro coche sufren con el calor y hay que prestar cuidado y revisar una serie de elementos para un viaje seguro.

¡No dejes que algo que tú puedes evitar arruine tu viaje!

Son muchos los desplazamientos que tienen lugar en verano. En España, pocas carreteras se libran de temperaturas extremas en las que podríamos freír hasta un huevo.

El aumento de la temperatura atmosférica puede hacer perder presión a las ruedas, y este hecho conlleva muchos riesgos. Un neumático poco inflado afecta al comportamiento y a la eficacia del frenado. También son carne de cañón para pinchazos o reventones en plena conducción.

Y esta es solo una de las consecuencias que pueden sufrir tus neumáticos por el calor extremo. La fricción de las rueda en un asfalto que “arde” desgasta los neumáticos y eso puede provocar fallos en la suspensión, por ejemplo.

El calor también hará que la banda de rodadura se caliente antes y acortará la vida útil de los neumáticos.

No son pocos los vehículos que llegan al servicio de taller del Grupo Cariño tras verse envueltos en problemas con los neumáticos a causa del calor. Por eso, siempre recomendamos a nuestros clientes que cuando el calor aprieta, hay que revisar los neumáticos y otras piezas del vehículo.

Si estás a pocos días de emprender un viaje, sigue nuestros consejos en los que te vamos a contar qué y cómo revisar de los neumáticos.

Cómo afecta el calor a los neumáticos: revisiones

  1. Comprueba la presión

Ya te lo hemos advertido líneas arriba. Los neumáticos son una de las partes del vehículo que más sufren con el calor y que afecta a la conducción y al consumo de combustible.

En verano, comprueba la presión cada dos semanas aproximadamente. Asegúrate de que tienen la que aconseja el fabricante. ¡Importante!: esta revisión se hacen con el vehículo en frío.

  1. No olvides la rueda de repuesto

¿Te olvidaste de la quinta rueda? Muchos conductores se olvidan de comprobar el estado de la rueda de repuesto. La idea es que te solucione un problema, así que no te lleves más sorpresas si tienes que tirar de ella. La rueda de repuesto debe estar a 0,5 bar más de presión que el resto.

  1. Comprueba la profundidad y el estado del dibujo

La banda de rodadura proporciona al neumático sus características de frenado y maniobrabilidad. Por eso es muy importante asegurarse de que está en perfectas condiciones. Según la normativa, se recomienda sustituir los neumáticos cuando la profundidad del dibujo sea inferior a 1,6 milímetros. Y si te estás preguntando cómo se mide la profundidad del neumático, no te preocupes, todos llevan indicadores de desgaste que te lo chivarán.

  1. ¿Sigues con los neumáticos de invierno?

Esto es como el cambio de armario. Si guardas el abrigo, los neumáticos de invierno también sobran en verano, salvo que tus viajes sean por tierras gélidas.

Los neumáticos de invierno no están diseñados para circular con calor. De hecho, jamás se deben usar con temperaturas superiores a los 7 grados. Este tipo se desgasta más rápido y aumenta la probabilidad de sufrir un accidente. Así que, duren mucho o poco las altas temperaturas, cambia a los neumáticos de verano.

Ya has visto cómo afecta el calor a los neumáticos y qué debes revisar antes de emprender un viaje en carretera. Ahora te toca poner estos consejos en práctica, y, lo más importante: disfrutar del viaje.

Recuerda que tienes a tu disposición a todo el equipo profesional de Grupo Cariño para cualquier duda que te surja o si necesitas poner tu coche a punto para este verano.

Artículo original publicado aquí

Categorías
aire acondicionado calor coche Servicio Integral del Automóvil

Cómo poner tu coche a punto (y consejos si conduces) cuando el calor aprieta

Lo has notado ya, ¿verdad? El calor empieza a instalarse en nuestras vidas y ya resulta complicado esquivarlo, sobre todo cuando viajamos en coche. Y es que, cuando el calor aprieta, antes de iniciar cualquier viaje, hay que poner el coche a punto y seguir algunos consejos.

Lo sabemos. En verano no es fácil evitar las horas de calor cuando nos ponemos al volante. Un viaje incómodo puede volverse inseguro. Tanto si conduces, como si vas de pasajero, hay que ir cómodos y adecuar la temperatura perfecta en el coche en días calurosos. Lo ideal es mantener la temperatura del habitáculo entre 19 y 24 grados.

Para este fin, el aire acondicionado será tu mejor aliado, pero es un sistema que requiere un uso correcto y un mínimo de mantenimiento para evitar sorpresas en mitad del trayecto.

Pero esta no es la única recomendación para viajar en coche en verano. En este nuevo artículo de Grupo Cariño te vamos a contar cómo tienes que usar el aire acondicionado si viajas y otras recomendaciones que te aconsejamos aplicar para cuidar de ti y de tu coche, tanto para viajes cortos como de para otros más kilómetros.

Prepara tu coche para el calor

Tú sufres el calor, pero tu coche también. Para evitar tener que llamar a la grúa, antes de iniciar un viaje, realiza siempre una revisión de los elementos principales de tu coche. Las altas temperaturas aumentan el riesgo de sufrir averías.

En este sentido, te recomendamos hacer una parada en un taller de confianza para revisar el sistema de ventilación o climatización del vehículo. Aunque depende del fabricante, los filtros del aire suelen cambiarse cada dos años o a partir de los 10.000 kilómetros para garantizar la calidad del aire.

Si te vas una larga temporada de vacaciones intenta no cargar demasiado el vehículo y que todas las maletas y objetos estén en el maletero. Evitarás consecuencias en un accidente y el resto de ocupantes viajarán más cómodos.

Si es un viaje de más de dos horas, lo ideal es que pares a descansar. En ese ‘break’, procura no “abandonar” tu coche al sol. Será un horno cuando volváis y tendréis que poner a tope el aire acondicionado, lo cual provocará mayor consumo de combustible.

Fallos comunes en el aire acondicionado del coche

Hay errores o fallos en el aire acondicionado del coche que son una clara señal de que algo no va bien y que precisa manos expertas.

Si conectas el aire acondicionado y no sale la cantidad de aire suficiente, lo más seguro es que tengas el filtro del habitáculo obstruido y tenderás que sustituirlo.

Cuando el vaho se concentra en los cristales, todo apunta a que el aire acondicionado no enfría lo suficiente y que toca hacer una recarga de gas en el circuito.

Además, si enciendes el aire y empieza a oler mal, lo más seguro es que se haya acumulado humedad en los conductos del aire y en el circuito haya hongos o bacterias.

¿Escuchas un ruido procedente del motor y no arranca el aire? el problema se ha agravado: no funciona el compresor.

Recomendaciones para viajar en coche con calor

Una vez que tengas tu vehículo listo, toca pensar en la comodidad del conductor y del resto de pasajeros. Aquí tienes otras recomendaciones para un viaje seguro en coche en días de calor.

  • Si te toca conducir, inicia el viaje descansado y sin haber comido demasiado. Y, por supuesto, nada de alcohol y drogas las horas previas.
  • Realiza paradas cada dos horas y aprovecha esos descansos para estirar las piernas e hidratarte con agua, fruta o refrescos.
  • Si puedes, evita viajar en las horas de más calor, pero siempre con luz diurna. Lo recomendable es hacerlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde.
  • Utiliza prendas de vestir ligeras y gafas de sol. Si viajas en moto, utiliza prendas especiales para el verano y un casco ventilado.
  • Procura que las salidas de aire no apunten directamente al pecho o a la cara.

Esperamos que te hayan resultado útiles estas recomendaciones y recuerda que tienes a tu disposición el servicio de taller de chapa y pintura de Grupo Cariño, con la experiencia de un gran equipo profesional, especialistas en el cuidado del automóvil.

Artículo original publicado aquí