Categorías
bioseguridad El ayer y hoy del cerdo Innovación interporc medio ambiente sector porcino

La innovación como llave para la mejora continua del sector

La Interprofesional del Porcino de Capa Blanca dedica una buena parte de sus recursos a la innovación y a la I+D+i. Para ello, colabora con Universidades, Centros Tecnológicos y afines, en proyectos de innovaciones tecnológicas, mejoras de procesos, soluciones técnicas, etc.

Entre algunos de esos programas cabe destacar MAPRESPORC, un proyecto estratégico para el sector porcino, en el que se está desarrollando un sistema de comunicación digital cuyo objetivo es optimizar la elección de antimicrobianos para obtener una mejor eficacia en el tratamiento de enfermedades porcinas con una reducción de resistencia bacteriana a antibióticos.

El proyecto lo está llevando a cabo el Grupo Operativo MAPRESPORC, liderado por INTERPORC, en el que participan además otras tres empresas españolas y la Agencia Estatal del Medicamento, y cuenta con la financiación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Se trata de una herramienta más para seguir avanzando en la bioseguridad de las granjas de porcino, una materia en la que el sector porcino es un referente internacional gracias a la profesionalidad de los ganaderos y veterinarios que hacen posible que cuente con el mejor estatus sanitario a nivel internacional.

Por otra parte, INTERPORC también participa en el proyecto que, bajo el título,‘Potenciación de los aspectos saludables de los productos cárnicos’, pretende establecer estrategias encaminadas a que el sector de elaborados cárnicos continúe innovando en la fabricación de productos adaptados a las recomendaciones nutricionales que velan por la salud de los consumidores.

Su objetivo es la eliminación, sustitución o reducción de tres ingredientes básicos: sales nitrificantes, sodio y grasas, sin alterar las propiedades sensoriales originales y tradicionales de estos productos ni sus riesgos en seguridad alimentaria.

Hay que subrayar que lainvestigación en la industria cárnica española ha llevado en los últimos años a disponer en el mercado de derivados cárnicos con diferentes características y composición (reducidos en grasa, reducidos en sal, etc.) para satisfacer las necesidades de todo tipo de consumidores y adaptarse a sus gustos. Todos, productos de máxima calidad, saludables y seguros.

Artículo original publicado aquí