Categorías
alimento imprescindible carne de cerdo cerdo interporc salud Vive en Rosa

Carne de cerdo, un alimento imprescindible en nuestra dieta

Desde el punto de vista histórico, la carne ha desempeñado, y desempeña, un papel relevante en la dieta humana. A nivel evolutivo, la inclusión en la dieta de un alimento como la carne, con una elevada densidad nutricional repercutió de manera decisiva en los procesos evolutivos, liberando mucho tiempo que antes debía emplearse en la búsqueda e ingesta de alimentos menos calóricos y con menor densidad nutricional para poder completar los requerimientos nutricionales y energéticos.

Más allá de las significaciones evolutivas, histórico-sociales y de otra índole de la carne y los alimentos, el principal factor con el que hoy se relaciona a la alimentación es la salud. Una dieta adecuada y unos estilos de vida saludables determinan unos efectos preventivos y, en algunas ocasiones, terapéuticos, por lo que la dieta y más en concreto los alimentos que la componen, tienen una ineludible repercusión sobre la salud. De este modo, en las últimas décadas se han ido concretando los factores alimentarios que pueden tener una incidencia directa sobre el estado de salud de la población. En el caso de la carne de cerdo, los avances en la producción de carne y elaborados cárnicos han estado encaminados a conseguir productos que potencian aún más sus beneficios intrínsecos y minimizan sus posibles defectos. Así pues, se pueden encontrar a disposición del consumidor productos cárnicos con niveles bajos de grasa y unas cualidades nutricionales ampliamente beneficiosas.

La carne de cerdo en general es un alimento completo a incluir en la dieta global por su interés desde el punto de vista nutricional, que aporta fundamentalmente proteínas, hierro y vitaminas del grupo B. Pero también porque la carne sigue siendo uno de los alimentos más importantes para todos los grupos de población. Su variedad y las diferentes características, dependiendo de la especie animal, de sus características de cría, así como la parte anatómica de origen de la carne, determinará su idoneidad para diferentes segmentos de la población, dependiendo de sus características fisiológicas y de sus necesidades nutricionales específicas.

Artículo original publicado aquí