Categorías
Mudanzas plantas

Guía para transportar plantas en una mudanza (y que sobrevivan)

¿Te mudas y necesitas llevar contigo esa preciosa yuca que tienes en el salón? Las plantas son parte del mobiliario de nuestro hogar, aunque no hay que olvidar que son seres vivos: sufren y necesitan un cuidado especial en los traslados. Así que hoy te vamos a explicar cómo transportar plantas en una mudanza.

Sin embargo, antes de aprender cómo transportar plantas y macetas en una mudanza, hazte esta pregunta: ¿aguantarán el trayecto?

En Grupo Cariño, empresa de mudanzas en Granada, con gran experiencia en mudanzas locales, nacionales e internacionales, siempre aconsejamos a nuestros clientes sobre el transporte de plantas. Si el traslado es muy largo o el clima del país destino es muy diferente o incompatible con ellas, lo mejor es regalarlas a algún amigo, familiar o compañero de trabajo porque seguramente no resistirán al trayecto y morirán.

En esos casos, siempre podremos quedarnos con un esqueje para intentar plantarlo en nuestro nuevo hogar.

Si, por el contrario, crees que el trayecto es corto o que tu planta, por su idiosincrasia, aguantará como una campeona el traslado, sigue leyendo esta guía de Grupo Cariño en la que te contamos todo lo que tienes que saber para transportar plantas y macetas en una mudanza sin que corran peligro.

GUÍA PARA PREPARAR TUS PLANTAS PARA UNA MUDANZA

Prepara las plantas con antelación

Unos días antes de la mudanza, prepara tu planta. Quita las hojas y ramas muertas y dale una buena poda. Se trata de que la planta luzca y esté lo más saludable posible a la hora del traslado, porque cuanto mejor las preparemos, más probabilidades tendrán de sobrevivir.

Si tu planta está en una maceta pesada, cámbiala a una de plástico para su traslado. Este paso también lo tienes que hacer semanas antes de la mudanza para que las raíces agarren bien.

Si extraes la planta de un jardín, deja una bola de tierra húmeda cubriendo sus raíces y mete la parte inferior en una bolsa de plástico.

Consejo: si no tienes ni idea de cómo hacerlo, mejor deja esta tarea en manos un jardinero o alguien de tu entorno que sepa lo que está haciendo.

PD: Si eres de las personas que entablan conversación con sus plantas, no dejes que la mudanza os distancie. Cuéntale a dónde va 😉

Cuidados especiales para mudanza de plantas

Respecto al riego, prepara tus plantas para la escasez de agua una semana antes de la mudanza. Reduce gradualmente la cantidad de riego para que se acostumbren a recibir una dosis inferior de agua en los días del traslado y ubicación en la nueva casa. Eso no significa que dejes a la planta deshidratada. Hablamos de una reducción de agua sutil.

Proteger plantas en mudanzas

Al igual que hay una forma de proteger los muebles en la mudanza, con las plantas pasa igual.

Volviendo a las macetas, para protegerlas, podemos hacer un cilindro alto que rodee la maceta con papel de embalar. De esta manera, protegeremos sus hojas, evitaremos que pierda tierra y, lo más importante, tendrá oxigeno para respirar en la parte superior. Recuerda poner periódicos bajo las macetas para posibles fugas de agua.

Si tienes varias plantas pequeñas, puedes coger una caja y colocar las plantas sobre una plancha de corcho cortada a medida y con agujeros del tamaño de las macetas. No cierres la caja para que respiren.

Organiza tu mudanza de tal modo que las plantas sean lo último que lleves a tu nuevo hogar.

Si tienes pocas plantas, podrás trasladarla en tu coche, pero decides contratar una empresa de mudanzas en Granada como Grupo Cariño, que cuide de tus amigas al máximo, las colocaremos siempre cerca de los portones del camión. Será lo último que cargaremos.

Acomodar las plantas tras una mudanza

¿Ya ha llegado el camión de mudanzas a tu nueva casa? Las plantas será lo primero que descarguemos.

Tienes por delante días de trasiego colocando tus pertenencias tras la mudanza. ¡Que tus plantas no sufran ese estrés! Déjalas en un rincón de la casa agradable para ellas, es decir, sin corrientes, sin sol directo y, ¡ahora sí!, riégalas con amor.

Déjalas unos días en ese lugar para que se recuperen de todo el meneo que han tenido estos días atrás.

Cuando nuestras plantas se hayan aclimatado al nuevo hogar, podremos situarlas en el lugar definitivo que hayamos elegido para ellas.

Si en esos días de mudanza notas que pierden hojas o se vuelven amarillas, no te preocupes, suele ser normal. Las plantas tienen mecanismos de defensa temporales.

Para el transportar plantas en mudanzas lo mejor es que te dejes asesorar por voces expertas como jardineros o los profesionales de un servicio de mudanza. En Grupo Cariño podemos ayudarte a trasladar tus plantas para que no sufran en tu mudanza. Pídenos presupuesto sin compromiso. ¡Te esperamos!

Artículo original publicado aquí