Categorías
alberto herranz económica interporc medio ambiente Prensa sector porcino español social sostenibilidad

Alberto Herranz: “El sector porcino apuesta por la sostenibilidad medioambiental, social y económica”

  • El director de INTEPORC asegura que “no solo debemos responder a las demandas de sostenibilidad sino ser capaces de demostrar y comunicar que las atendemos”
  • Las empresas del sector porcino entienden la sostenibilidad “como una apuesta por el progreso social, el equilibrio medioambiental y el crecimiento económico”

Madrid, a 21 de julio de 2020.- “La sostenibilidad ha venido para quedarse y los profesionales del sector porcino están muy concienciados en que es necesario continuar avanzando en esta materia para seguir ganando en competitividad, pero nuestra apuesta es por una sostenibilidad integral, que engloba los aspectos medioambientales, sociales y económicos”.

Son palabras de Alberto Herranz, director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), este mediodía en la tertulia ‘Granjas porcinas y sociedad: conocerse para coexistir’, organizada por Editorial Agrícola Española, en la que ha expuesto que el sector porcino entiende la sostenibilidad “como un todo, una apuesta por el progreso social, el equilibrio medioambiental y el crecimiento económico”.

En cuanto al progreso social, Herranz ha explicado que el porcino es un sector “de larga tradición, con una clara vocación de permanencia y un enorme afán de mejora, y ello no es posible sin tener un modelo sostenible en el tiempo y fuertemente vinculado a la sociedad de la que proviene”. En este sentido, ha añadido que “somos sostenibles en lo social porque damos futuro a nuestras zonas rurales, ya que por nuestra propia naturaleza estamos ligados al territorio”.

De hecho, ha detallado que el 43% de las granjas y el 45% de las industrias de transformación de porcino se ubican en municipios de menos de 5.000 habitantes, “en los que generamos riqueza y empleo y seguimos creciendo de manera sostenida, ya que nuestras inversiones, de miles de millones de euros al año, están enfocadas a mejoras que favorezcan un crecimiento sobre el que seguir reinvirtiendo”.

En lo referente a la sostenibilidad medioambiental, el director de INTERPORC, ha expuesto que “llevamos años trabajando en la mejora de la gestión de purines, en reducir nuestras emisiones y en contribuir al ahorro de agua y energía”. No obstante, ha lamentado, “no todo el mundo conoce que trabajamos bajo el modelo de producción más exigente del mundo en materia de medio ambiente”.

Por este motivo, Herranz ha recalcado la necesidad no solo de trabajar en sostenibilidad “sino de demostrar que lo estamos haciendo y comunicarlo, para reforzar nuestra imagen ante la opinión pública”.

“Estamos haciendo las cosas muy bien y es un trabajo de todos los que componemos el sector trasladarlo, día a día, a la sociedad para evitar que se digan falsedades sobre el impacto medioambiental que genera la actividad porcina”. Desde INTERPORC, ha afirmado el director de INTERPORC, “trabajamos mucho en esa línea, tratando de trasladar todo lo que hace el sector y lo orgullosos que nos sentimos de pertenecer a él”.

Artículo original publicado aquí

Categorías
alberto herranz emisiones GEI industria porcina interporc medio ambiente portada Prensa sector porcino español

Alberto Herranz: “El sector porcino trabaja para lograr en 2050 un impacto climático neutro”

  • En el Día Mundial del Medio Ambiente recuerda que los ganaderos son los primeros interesados: “preservando el medio ambiente protegemos nuestra actividad”
  • Están logrando grandes avances en la reducción de emisiones GEI, agua y energía, en la reutilización de purines y en la mejora del manejo y alimentación del ganado para reducir la contaminación

Madrid, a 04 de junio de 2020.- El director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), Alberto Herranz, asegura que “los profesionales del sector porcino están trabajando minuciosamente para avanzar en los objetivos de reducción establecidos por la Comisión Europea y alcanzar en 2050 un impacto climático neutro de la actividad tanto en emisiones GEI como en impacto en suelos, agua o aire”.

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra hoy, Herranz recuerda que actualmente las emisiones GEI del sector porcino representan menos del 2% de todas las GEI producidas en España, y dicho porcentaje se viene reduciendo año tras año, de forma que es posible pensar, incluso, en adelantar ese objetivo”.

Subraya que “no solo cumplimos con la normativa más exigente del mundo en el respeto al medio ambiente, que es la europea, sino que además en España hemos ido mucho más allá, con un modelo de producción propio basado, entre otros aspectos, en la prevención y control integrados de la contaminación”.

El sector porcino, incide, “no solo trabaja, sino que además invierte mucho tiempo y dinero en el estudio y desarrollo de nuevos sistemas de reutilización de purines para la generación de energía, recuperación de aguas y la fabricación de fertilizantes no contaminantes”.

Además, añade el director de INTERPORC, “cada día se mejoran los sistemas de alimentación y manejo del ganado con el fin de reducir al máximo, la generación de malos olores y cualquier tipo de contaminación de la actividad”.

Los ganaderos del sector porcino “están muy concienciados y son los primeros interesados en cuidar del entorno: preservando el medio ambiente protegemos nuestra actividad”.

Todo esto, concluye Herranz, nos ha llevado, en los últimos años, a reducir un 22% las emisiones GEI, a que nuestras granjas generen un 50% menos de purines, o a reducir un 30% el consumo de agua por kilo de carne producido.


Artículo original publicado aquí

Categorías
clima cumbre El ayer y hoy del cerdo emisiones de gases de efecto invernadero interporc medio ambiente portada1 purines sector porcino sostenibilidad

El uso responsable de los purines como parte fundamental de una ganadería moderna y sostenible

Un aprovechamiento agronómico de los purines se convierte en un perfecto aliado para la fertilización de los cultivos, sobre todo en aquellas zonas de secano donde los cultivos ofrecen rendimientos bajos o moderados y el coste de producción debe ser el menor posible.

El purín tiene un preciado valor agronómico por su composición, rica en nutrientes esenciales para las plantas como el nitrógeno, el fósforo y el potasio, a la vez que aporta nutrientes secundarios (calcio, magnesio, sodio, azufre) y micronutrientes (hierro, manganeso, etc.).

Los purines son materiales carbonados de origen animal que cuando se utilizan como abono su función principal es la de aportar nutrientes para las plantas, principalmente nitrógeno, fósforo y potasio.

Ahora bien, en cuanto al nitrógeno se refiere, independientemente de su concentración en el purín, su aplicación no solo depende de las necesidades de los cultivos, sino también de la limitación que se establece en la Directiva de Nitratos con el fin de disminuir las masas de aguas contaminadas.

Además, la Directiva de nitratos estableció la necesidad de que cada territorio tuviera un Código de Buenas Prácticas Agraria (CBPA) en relación con el nitrógeno, recomendable a toda la superficie agraria y de carácter obligatorio para la superficie agraria designada como zona vulnerable.  Asimismo, en el uso del purín como fertilizante se establece que su aplicación se haga mediante maquinaria específica.

*Informe sobre distribución de cultivos en España y potencial uso del purín como abono

https://interporc.com/2019/12/02/sector-porcino-proteccion-medio-ambiente/?cat=blog/el-ayer-y-hoy-del-cerdo

 
[embedded content]

https://www.youtube.com/watch?v=HqrKR7OEwSQ


Artículo original publicado aquí

Categorías
clima cumbre El ayer y hoy del cerdo emisiones de gases de efecto invernadero interporc medio ambiente portada1 purines sector porcino sostenibilidad

El papel del sector porcino en la protección del medio ambiente

El sector ganadero en general, y el sector porcino en particular, llevan años trabajando en la protección del medio ambiente, sin embargo: el desconocimiento de una buena parte de la sociedad, cada vez más urbanita y más alejada de las zonas rurales; el ataque de colectivos que desdibujan la verdad del modelo de producción español, el más proteccionista del mundo con el medio ambiente; y la falta de información por parte del propio sector están generando una imagen pública que nada tiene que ver con la verdadera realidad de un sector que también es parte de la solución para la sostenibilidad circular de los sistemas agroalimentarios, y que en los últimos años ha conseguido reducir su consumo de agua, de energía y de emisiones de gases de efecto invernadero en todos sus procesos, desde la granja a la mesa.

España aplica el modelo de producción europeo que conlleva la legislación más exigente del mundo en la protección medio ambiente. En este sentido, las granjas de porcino españolas están sometidas a una exigente regulación medio ambiental, desde incluso antes de su puesta en marcha. De hecho, requieren por normativa (Ley 16/2002, de 1 de julio de prevención y control integrados de la contaminación,) una autorización ambiental por parte de las autoridades competentes.

Esa autorización, entre otras medidas, exige que las instalaciones ganaderas tengan las mejores condiciones para evitar la producción de residuos, o que los que se produzcan, se gestionen correctamente a través de su reciclado o reutilización; utilizar la energía de manera eficiente; y establecer medidas para prevenir y para evitar la contaminación.

Protección de las aguas y reducción de su consumo

En cuanto al consumo de agua de las granjas de porcino españolas, es menor de lo que se quiere hacer creer a la opinión pública. El agua total consumida al año por el sector es de unos 54 hm3, lo que supone tan solo el 0,05% del total de agua disponible en España. Además, gracias a la innovación y a la concienciación de los ganaderos se han conseguido disminuir un 30% el uso de agua por kilo de carne producido.

Pero los ganaderos del sector porcino no solo están implicados en la reducción del consumo de agua sino también en su protección. En este sentido, el Real Decreto 261/1996, de 16 de febrero, sobre protección de las aguas contra la contaminación producida por nitratos procedentes de fuentes agrarias, limita las cantidades de purines por hectárea.

Control de purines

Asimismo, desde enero de 2008 se endurece aún más la normativa sobre el control de purines, lo que reduce en un 30% los nitratos y supone una gestión más eficiente, ya que se aplican directamente al suelo prohibiendo su aplicación con sistemas de platos, abanico o cañones. En sustitución, se utilizan otros sistemas que permiten localizar o enterrar el purín en el suelo, todo ello para contribuir a reducir las emisiones a la atmósfera. Asimismo, el excedente de purines puede ser tratado para su transformación en abono o energía eléctrica.

Disminución de las emisiones GEI

En cuanto al último aspecto, las emisiones de gases de efecto invernadero, hay que destacar, que del total de todas las emisiones GEI de la Unión Europea solo el 5% procedían de la ganadería (el 2,2% del metano y el 2,7% del óxido nitroso).

Por su parte, en el sector porcino en concreto, los datos reflejan, entre los años 1990 y 2016, una reducción de emisiones de amoniaco por kilo de carne producido del 47% y una reducción del 54,7% de las emisiones de metano procedentes de la gestión de estiércoles.

Asimismo, entre los años 2005 y 2017, se han reducido un 14% las emisiones de metano procedentes de la gestión de estiércoles, un 5% las emisiones de óxido nitroso y un 2% las emisiones de metano derivados de la fermentación entérica.

No obstante, es importante puntualizar que el porcino es responsable de menos del 7% de las emisiones totales de metano por fermentación entérica de todo el sector ganadero. La cría del porcino, altamente tecnificada, y su alimentación, en la que se ha adecuado la dieta de cada animal para maximizar su aprovechamiento energético y nutritivo son las principales razones de esta disminución. Hoy las pautas de ingesta de los animales están muy ajustadas a su edad y características, se han sustituido ingredientes ricos en fibra y baja digestibilidad por cereales y se han incorporado proteínas y aminoácidos y enzimas digestivas que reducen considerablemente las emisiones de gases contaminantes.

La clara reducción del consumo de agua, de la energía y de las emisiones de gases de en el sector porcino son el ejemplo más claro del firme compromiso del sector porcino de capa blanca español con el medio ambiente y ponen de relieve que el aumento de la producción no va ligado a una mayor contaminación: cuando se hacen uso de los últimos avances, y se trabaja con la concienciación con que lo hacen los ganaderos de porcino , aumenta la eficiencia y es menor el impacto ambiental.

Artículo original publicado aquí

Categorías
El ayer y hoy del cerdo emisiones de gases de efecto invernadero interporc medio ambiente portada1 sector porcino sostenibilidad

Sector porcino: sostenibilidad medioambiental

El sector porcino de capa blanca español ha conseguido, en los últimos años, asentarse sobre un modelo de producción propio cuya seña de identidad es la sostenibilidad en todos sus aspectos: medioambiental, económica, social y ética en cuanto al trato de los animales se refiere, y que se ha convertido en el valor diferencial que nos ha posicionado como referente internacional,

En el ámbito medioambiental, los ganaderos de porcino españoles son los primeros interesados en la protección del entorno en el que desarrollan su actividad. No podemos olvidar que es la propia naturaleza la que nos da de comer a nosotros y a nuestros animales, por lo que son muy conscientes de que deben aplicar una serie de técnicas enfocadas a la prevención y control integrados de la contaminación.

Su premisa es “reducir-reutilizar” y esto ha llevado al sector porcino a disminuir, en los últimos años, un 22% las emisiones de gases de efecto invernadero y un 30% el uso de agua por kilo de carne producido.

Además, con la nueva normativa de gestión de purines se reduce en un 30% los nitratos y también supone una gestión más eficiente, ya que se aplicarán directamente al suelo, con enterramiento.

Artículo original publicado aquí

Categorías
Control de purines Disminución de las emisiones GEI El ayer y hoy del cerdo interporc medio ambiente normativa para la protección de las aguas portada1 Reducción del consumo de agua sector porcino

“Reducir – Reutilizar”, el compromiso diario del sector porcino para la protección del medio ambiente

El porcino de capa blanca español se ha convertido en una de las industrias más pujantes de nuestro país y en un referente internacional de lo que se conoce como la ‘ganadería moderna’: profesionalizada, innovadora, respetuosa con la sensibilidad y necesidades de los animales y enfocada en la reducción del impacto ambiental y el cuidado del medio ambiente.

En el ámbito medioambiental, España aplica el modelo de producción europeo, que conlleva la legislación más exigente del mundo. Las granjas de porcino españolas están sometidas a unas exigentes condiciones que permiten minimizar la producción y reducir la carga contaminante, pero además los ganaderos españoles son muy conscientes de que deben aplicar una serie de técnicas encaminadas a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuir al ahorro de agua y energía en todos los procesos.

Los resultados de esa apuesta por un modelo sostenible son tangibles:

Reducción del consumo de agua

En los últimos años, gracias a la innovación y a la concienciación de los ganaderos de porcino, que trabajan bajo el binomio “reducir-reutilizar”, el sector ha conseguido disminuir un 30% el uso de agua por kilo de carne producido.

El agua total consumida al año por el sector porcino es de unos 54 hm3, lo que supone tan solo el 0,05% del total de agua disponible en España

Disminución de las emisiones GEI

En su apuesta por un modelo de producción sostenible basado, entre otros aspectos, en la prevención y control integrados de la contaminación, el sector porcino ha reducido de forma importante las emisiones de gases:

Los datos reflejan una reducción de emisiones de amoniaco por kilo de carne producido del 47% y un 54% las emisiones de metano procedentes de la gestión de estiércoles. En total, el peso del sector porcino sobre el conjunto de las emisiones nacionales de GEI es solo del 2%.

Exigente normativa para la protección de las aguas

La normativa comunitaria establece un nivel máximo de vertido de nitrógeno aplicado al suelo de 170 kilogramos por hectárea y año, para la protección de las aguas continentales de la contaminación producida por estos. Asimismo, por Ley se prohíbe toda actividad susceptible de provocar contaminación y, en particular, acumular residuos sólidos, escombros o sustancias, cualquiera que sea su naturaleza y el lugar en que se depositen, que constituyan o puedan constituir un peligro para la contaminación de las aguas o degradación de su entorno.

Los datos son el ejemplo más claro del firme compromiso del sector porcino de capa blanca español con el medio ambiente y ponen de relieve que el aumento de la producción no va ligado a una mayor contaminación, sino todo lo contrario: cuando se hacen las cosas bien, aumenta la eficiencia y es menor el impacto ambiental.

En definitiva, el sector porcino español tiene motivos para sentirse orgulloso de un modelo de producción que es referente a nivel mundial. Pero también debemos ser conscientes de que la sociedad cada día nos exige más, y como sector líder debemos anticiparnos y responder a los retos de futuro, entre los cuales factores como el cuidado del medio ambiente y del bienestar animal juegan un papel importante. Por ello tenemos que seguir avanzando y mejorando en estos y otros aspectos, para seguir siendo un referente a nivel nacional e internacional.

Control de purines

Desde enero de 2008 se endurece aún más la normativa sobre el control de purines prohibiendo su aplicación con sistemas de platos, abanico o cañones.En sustitución se utilizan otros sistemas que permiten localizar o enterrar el purín en el suelo, todo ello para contribuir a reducir las emisiones a la atmósfera. Asimismo, el excedente de purines puede ser tratado para su transformación en abono o energía eléctrica.

Artículo original publicado aquí

Categorías
#2019WDCD cuidado del medio ambiente interporc Lucha contra la Desertificación medio ambiente portada Prensa sector porcino somosmedioambiente

INTERPORC se une a la iniciativa #2019WDCD como participante del Pacto Mundial de la ONU

  • En el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación la Interprofesional del Porcino recuerda la importancia de proteger nuestra tierra para que pueda continuar ofreciéndonos alimentos
  • INTERPORC colabora con la acción #2019WDCD como participante del Pacto Mundial de Naciones Unidas para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Madrid, a 17 de junio de 2019.-La Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC) se une a la iniciativa #2019WDCD (World Day to Combat Desertification), con el que la Organización de las Naciones Unidas celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, y con el que pretende concienciar a la sociedad de las acciones que pueden ayudar a lograr un mundo con una degradación neutra del suelo: velar por la conservación, el restablecimiento y el uso sostenible de los ecosistemas, promover la gestión sostenible o rehabilitar las tierras y suelos degradados, entre otras.

Esta iniciativa se enmarca dentro de la actividad de INTERPORC como participante del Pacto Mundial de Naciones Unidas para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En este sentido, la Interprofesional lleva a cabo distintas iniciativas para avanzar en varios de los 17 ODS fijados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Dentro del Objetivo número 15, ‘Vida de Ecosistemas Terrestres’, desde INTERPORC se llevan a cabo numerosas acciones en favor de la protección de las tierras. De hecho, la protección del medio ambiente es una de las acciones que más promueve y que incluye en su Plan Estratégico para la concienciación en esta materia, así como la investigación e innovación enfocadas en la reducción del impacto ambiental y el cuidado del medio ambiente.

El sector porcino de capa blanca aplica el modelo de producción europeo, que conlleva la legislación más exigente del mundo en el cuidado del medio ambiente. Las granjas de porcino españolas están sometidas a unas exigentes condiciones, que permiten minimizar la producción y reducir la carga contaminante, pero además los ganaderos españoles son muy conscientes de que deben aplicar una serie de técnicas encaminadas a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuir al ahorro de agua y energía en todos los procesos.

En este sentido, en los últimos años, el sector ha conseguido disminuir un 30% el uso de agua por kilo de carne producido y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero: hasta un 47% las de amoniaco por kilo de carne producido, y un 54% las de metano procedentes de la gestión de estiércoles.

Artículo original publicado aquí

Categorías
cuidado del medio ambiente interporc medio ambiente portada Prensa sector porcino somosmedioambiente

Alberto Herranz: “La sostenibilidad del modelo de producción del porcino español es un valor diferencial a nivel internacional”

 

  • El sector porcino español se une a la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente recordando que no existe ningún país del mundo que tenga una normativa más respetuosa con el entorno ni con la protección del ganado
  • Las granjas de porcino han disminuido en los últimos años un 22% las emisiones de gases de efecto invernadero y un 30% el uso de agua por kilo de carne producido
  • INTERPORC ha impulsado el sello de certificación “BIENESTAR ANIMAL CERTIFICADO” para avalar las buenas prácticas llevadas a cabo en el sector porcino en materia de bienestar animal y bioseguridad

 Madrid, a 5 de junio de 2019.- El sector porcino de capa blanca español ha conseguido, en los últimos años, “asentarse sobre un modelo de producción propio cuya seña de identidad es la sostenibilidad en todos sus aspectos: medioambiental, económica, social y ética en cuanto al trato de los animales se refiere, y que se ha convertido en el valor diferencial que nos ha posicionado como referente internacional”.

Así lo ha destacado Alberto Herranz, director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra hoy. Según Herranz, la sostenibilidad, ha permitido llevar la carne de cerdo y sus productos a más de 130 países de todo el mundo.

Los importadores, ha explicado, “saben que los productos del cerdo español cuentan con los mayores estándares de calidad y seguridad del mundo y que no existe ningún país que tenga una normativa más respetuosa con el medio ambiente y con la protección del ganado”.

España, ha añadido el director de INTERPORC, ha apostado por un modelo de granjas de pequeño o mediano tamaño, “somos el primer país de la Unión Europea en el que se limitó por ley el tamaño de las granjas de porcino, lo que nos ha permitido crecer de forma sostenible, con granjas muy tecnificadas y competitivas”.

A su vez, estas granjas, asentadas en zonas rurales, “se convierten en motor de la economía y el empleo de estas zonas, donde se concentran una buena parte de los 300.000 puestos de trabajo directos y los más de 1 millón indirectos, aportando riqueza, empleo y oportunidades de futuro”.

Por otra parte, el director de INTERPORC, ha señalado que “en el ADN de los ganaderos de porcino está muy presente el cuidado del medio ambiente y trabajan bajo la premisa: “reducir-reutilizar”. En este sentido, el sector porcino ha conseguido disminuir, en los últimos años, un 22% las emisiones de gases de efecto invernadero y un 30% el uso de agua por kilo de carne producido. Además “con la nueva normativa de gestión de purines se reduce en un 30% los nitratos y también supone una gestión más eficiente, ya que se aplicarán directamente al suelo, con enterramiento”.

Exigente apuesta en favor del bienestar animal

Esa triple vertiente de sostenibilidad -social, económica y medioambiental- del sector porcino, ha subrayado el director de INTERPORC, se complementa con una “exigente apuesta en favor del bienestar animal”.

Las granjas de porcino tienen instalaciones que garantizan las mejores condiciones para los animales: higiénicas, alimentarias y de confortabilidad, y es que “son los propios profesionales del sector, los primeros interesados en cumplir escrupulosamente con las normativas sobre bienestar animal, ya que, a mejor vida del animal, mayor productividad y calidad del producto”.

Asimismo, ha señalado, a las estrictas normativas tanto nacionales como de la Unión Europea, se añade ahora el sello de certificación “BIENESTAR ANIMAL CERTIFICADO”, creado por INTERPORC, para avalar las buenas prácticas llevadas a cabo en el sector porcino en materia de bienestar animal y bioseguridad y que es “el de mayor exigencia de la Unión Europea en estas materias”.

Herranz ha subrayado la importancia de este sello “ya que como uno de los grandes líderes internacionales tenemos el deber de adelantarnos a las demandas de los consumidores y distribuidores para ofrecer transparencia y garantía de compromiso en bienestar animal a lo largo de todo el proceso de vida del animal”.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad El ayer y hoy del cerdo interporc medio ambiente sector porcino

La bioseguridad, clave para mantener un buen estatus sanitario de la cabaña porcina

El modelo de producción del sector porcino de capa blanca español es, a día de hoy, el más garantista del mundo con la salud y el bienestar del ganado. Los ganaderos españoles trabajan con ahínco en el cuidado de los animales y velan por que se encuentren en las mejores condiciones. En este sentido, la importancia de la bioseguridad en las granjas de porcino españolases clave, ya que es la herramienta más eficaz para mejorar y mantener el estatus sanitario del sector.

España con una legislación específica en relación a la ordenación del sector porcino, donde se detallan los requisitos legales de bioseguridad que deben cumplir las explotacionespara poder desarrollar su actividad ganadera. Dichas medidas contemplan acciones como la creación de naves de cuarentena, vallados perimetrales, protecciones antipájaros en ventanas, sistemas de desinfección de vehículos de transporte, sistema de carga de purines y otros subproductos, uso adecuado de biocidas o programas de limpieza y desinfección, entre otras.

Todas ellas han llevado a que el nivel de bioseguridad de las granjas españolas sea el más alto no solo de la Unión Europea sino de todo el mundo y que el estatus de la cabaña ganadera sea sobresaliente. Para contribuir a todo ello no sólo caben destacar las importantes inversiones realizadas en los últimos años por el sector porcino sino también su alto grado de concienciación y formación en esta materia y la implicación de todos los agentes de la cadena de producción: propietarios, personal, veterinarios, administración pública y todo aquel que intervenga en la gestión de una granja.

Estas condiciones de bioseguridad permiten mantener a los animales libres de determinadas enfermedades, pero eso no quita que existan amenazas, como la Peste Porcina Africana (PPA), que exige al sector un trabajo tan duro o más como el que ha llevado a cabo hasta ahora en esta materia.

Como amenaza que es para la cabaña porcina, el deber del sector es intensificar las medidas y extremar las medidas de bioseguridad a lo largo de todo el proceso productivo: en las granjas, en el transporte y en los mataderos. Por ello la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca, está desarrollando una campaña de concienciación a raíz de la detección de PPA en algunos países del norte y este de Europa.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad El ayer y hoy del cerdo Innovación interporc medio ambiente sector porcino

La innovación como llave para la mejora continua del sector

La Interprofesional del Porcino de Capa Blanca dedica una buena parte de sus recursos a la innovación y a la I+D+i. Para ello, colabora con Universidades, Centros Tecnológicos y afines, en proyectos de innovaciones tecnológicas, mejoras de procesos, soluciones técnicas, etc.

Entre algunos de esos programas cabe destacar MAPRESPORC, un proyecto estratégico para el sector porcino, en el que se está desarrollando un sistema de comunicación digital cuyo objetivo es optimizar la elección de antimicrobianos para obtener una mejor eficacia en el tratamiento de enfermedades porcinas con una reducción de resistencia bacteriana a antibióticos.

El proyecto lo está llevando a cabo el Grupo Operativo MAPRESPORC, liderado por INTERPORC, en el que participan además otras tres empresas españolas y la Agencia Estatal del Medicamento, y cuenta con la financiación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Se trata de una herramienta más para seguir avanzando en la bioseguridad de las granjas de porcino, una materia en la que el sector porcino es un referente internacional gracias a la profesionalidad de los ganaderos y veterinarios que hacen posible que cuente con el mejor estatus sanitario a nivel internacional.

Por otra parte, INTERPORC también participa en el proyecto que, bajo el título,‘Potenciación de los aspectos saludables de los productos cárnicos’, pretende establecer estrategias encaminadas a que el sector de elaborados cárnicos continúe innovando en la fabricación de productos adaptados a las recomendaciones nutricionales que velan por la salud de los consumidores.

Su objetivo es la eliminación, sustitución o reducción de tres ingredientes básicos: sales nitrificantes, sodio y grasas, sin alterar las propiedades sensoriales originales y tradicionales de estos productos ni sus riesgos en seguridad alimentaria.

Hay que subrayar que lainvestigación en la industria cárnica española ha llevado en los últimos años a disponer en el mercado de derivados cárnicos con diferentes características y composición (reducidos en grasa, reducidos en sal, etc.) para satisfacer las necesidades de todo tipo de consumidores y adaptarse a sus gustos. Todos, productos de máxima calidad, saludables y seguros.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal bioseguridad El ayer y hoy del cerdo interporc medio ambiente sector porcino sostenibilidad

El sector porcino, sostenibilidad y bienestar animal como principales metas

El porcino español se ha convertido en una de las industrias más pujantes de nuestro país, ocupando una posición estratégica en el contexto del sistema agroalimentario español. Así mismo es hoy un referente internacional de lo que se conoce como la ‘ganadería moderna’: profesionalizada, innovadora, respetuosa con la sensibilidad y necesidades de los animales y enfocada en la reducción del impacto ambiental y el cuidado del medio ambiente.

España aplica el modelo de producción europeo, que conlleva la legislación más exigente del mundo en bienestar animal, seguridad animal y protección del medio ambiente.

Sostenibilidad medioambiental

En el ámbito medioambiental, las granjas de porcino españolas están sometidas a unas exigentes condiciones que permiten minimizar la producción y reducir la carga contaminante, pero además los ganaderos españoles son muy conscientes de que deben aplicar una serie de técnicas encaminadas a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuir al ahorro de agua y energía en todos los procesos.

Los resultados de esa apuesta por un modelo sostenible son tangibles: el sector porcino español ha reducido un 47% las emisiones de amoniaco por kilo de carne producida y un 54% las de metano procedentes de la gestión de estiércoles. Además, se ha conseguido reducir hasta un 30% el uso de agua por cada kilo de carne producido.

Modelo de producción más exigente del mundo en bienestar animal

El sector porcino basa también su trabajo en una exigente apuesta en favor del bienestar animal. No existe ningún país del mundo que tenga una normativa más garantista para el ganado, ni donde cuente con mayor protección.

Hoy las granjas tienen instalaciones modernas que garantizan las mejores condiciones para nuestros animales: higiénicas, alimentarias y de confortabilidad. Todos los aspectos, como los espacios y superficies idóneos, las condiciones de ruido, temperatura o luz, entre otras, están rigurosamente establecidos por normativa.

El objetivo no es otro que facilitar los mejores cuidados y la mayor protección a los animales, pues de ello depende su salud y, en definitiva, las repercusiones positivas sobre la calidad de la carne. En ese sentido, son los propios profesionales del sector los primeros interesados en cumplir escrupulosamente con las normativas sobre bienestar animal, ya que a mejor vida del animal, mayor productividad y calidad de los productos destinados a los consumidores.

Artículo original publicado aquí