Categorías
Chapa y pintura coches heladas invierno mantenimiento

Los peligros de las heladas para los coches

Winter is coming. En buena parte de España ya hemos tirado del chaquetón y parece que va para largo. Nuestros coches también sufren las consecuencias de estos fríos invernales, y hay que cuidarlos. Son varios los peligros de las heladas para los coches, y hoy en Grupo Cariño te vamos a advertir de varios para que tu vehículo salga sano y salvo de las bajas temperaturas.

CONSEJOS PARA CUIDAR TU COCHE DEL FRÍO

Viento, escarcha, temperaturas bajo cero. No todos los vehículos tienen la suerte de dormir en un garaje bien cobijados. La mayoría se quedan expuestos fuera a las inclemencias del tiempo. ¿Y sabes cómo afectan las gélidas temperaturas al coche? En invierno, muchos componentes de nuestros vehículos, más allá de los frenos y la batería, se ven perjudicados por las peligrosas heladas.

Grupo Cariño cuenta con un servicio de taller de chapa y pintura, y la salud de los coches siempre es algo que nos preocupa. Así, te dejamos una lista con las partes del vehículo que más sufren en invierno y algunos consejos para cuidarlas.

Neumáticos sin presión: si no podemos contar con neumáticos de invierno, diseñados para aguantar bajas temperaturas sin que pierdan presión, te recomendamos que realices revisiones periódicas para evitar percances como, por ejemplo, perder el control del vehículo. Además, mantener los neumáticos con la presión correcta según el fabricador, ayudará a que no sufran un desgaste innecesario.

Limpiaparabrisas pegados: ¿escarcha en el parabrisas al amanecer?  En invierno suele pasar que el agua del depósito del limpiaparabrisas de congele. Te recomendamos que tengas siempre a mano algún producto anticongelante para limpiarlo. ¡Y muy importante! No activar el sistema hasta que las placas de hielo hayan desaparecido. Así evitarás que que las escobillas se queden pegadas al cristal.

Batería sin carga: el frío no es un buen amigo de las baterías. Cuando baja el termómetro, la batería cede parte de su capacidad y potencia. Llegando a dificultar el arranque.Comenzará a desarrollar su tarea con mayor dificultad a partir de los cero grados, y reducirá su potencia hasta la mitad a partir de los diez bajo cero.

Si tienes un coche eléctrico, la duración de la batería puede verse reducida a la mitad debido al aumento de la fricción interna provocada por un mayor espesor del aceite de transmisión.

Puertas atascadas: Las bajas temperaturas pueden provocar la congelación de la cerradura de los coches o que los sellos de las puertas pierdan elasticidad.

Frenos menos eficaces: en cualquier época del año, conviene revisar los frenos. El sistema de frenado debe estar siempre en perfectas condiciones para conducir con climatología adversa.

Líquidos:  Salvo el líquido de frenos y el combustible, que están fabricados para que no se congelen, el resto de líquidos del vehículo pueden cambiar su apariencia debido a las bajas temperaturas.

Como habrás visto, hay una serie de peligros de las heladas para los coches que no hay que pasar por alto para que tu vehículo esté en perfectas condiciones y no afecte nada a la seguridad al volante.

Artículo original publicado aquí