Categorías
bioseguridad Bioseguridad sector porcino carne de cerdo El ayer y hoy del cerdo interporc peste porcina africana sector porcino

Granjas de porcino, a la cabeza del mundo en bioseguridad

El sector porcino español lleva años trabajando con una enorme responsabilidad en las mayores medidas de bioseguridad y extremando al máximo la precaución en todos los aspectos relevantes para prevenir la entrada de enfermedades.

Este esfuerzo, se ha reforzado aún más, a la raíz del brote de peste porcina africana detectado en Alemania, especialmente en aspectos clave como las medidas de bioseguridad en granja, las condiciones de limpieza y desinfección de los vehículos de transporte de animales y la vigilancia y cuarentena de animales vivos importados.

España cuenta con unos rigurosos planes de vigilancia sanitaria y bioseguridad, que son la base principal para mantener al país libre de enfermedades, garantizar la producción de alimentos de forma segura y mantener una política exportadora pujante, pero es muy importante no bajar la guardia y que cada agente del sector cumpla rigurosamente con todos los protocolos y precauciones sanitarias.

En nuestro país contamos con una estricta legislación en la que se especifican los requisitos legales de bioseguridad que deben cumplir las granjas de porcino para poder desarrollar su actividad ganadera, de ahí que el nivel de bioseguridad y el estatus de nuestra cabaña sean de los más altos del mundo.

También es de destacar el Programa Nacional de Vigilancia Sanitaria español, cuyas rigurosas medidas permiten prevenir enfermedades en el ganado y detectar de forma temprana cualquier anomalía para actuar con rapidez.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad Descargas Exportaciones gestión del agua interporc sector porcino

GUÍA PARA LA GESTIÓN DEL AGUA EN LA EXPLOTACIÓN PORCINA

D. Babot, V. Sancho, S. Pascual, J. Cartanyà, J. Parera,
N. Ferrer, E. García, J. A. Moreno y G. Blanco

Guia para la gestión del agua en la explotación porcina

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad interporc medi medidas Bioseguridad medidas higiénicas sector porcino español vídeo Videos

Medidas de bioseguridad en granja

Por el bien del sector y por el bien de todos, la bioseguridad es tu responsabilidad

[embedded content]

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad compromiso bienestar animal certificado interporc portada Prensa sector porcino español veterinarios de porcino

INTERPORC destaca el papel fundamental de los veterinarios para que las granjas de porcino españolas tengan el nivel de bioseguridad más alto del mundo

  • En el Día Mundial de la Veterinaria, que se celebra mañana sábado, INTERPORC recuerda la importancia de este colectivo para mantener el excelente estatus sanitario de nuestra cabaña ganadera
  • El 15% de los veterinarios trabajan con el sector porcino velando por la salud y bienestar de los animales, contribuyendo “a que seamos el modelo de producción más garantista del mundo y un referente internacional en sanidad animal”

Madrid, a 24 de abril de 2020.- El director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), Alberto Herranz, ha destacado la “imprescindible labor de los profesionales veterinarios, que han jugado y juegan un papel fundamental en el hecho de que las granjas de porcino españolas tengan el nivel de bioseguridad más alto del mundo”.

Así lo ha señalado con motivo de la celebración, mañana sábado, del Día Mundial de la Veterinaria, y ha subrayado “que el 15% de los profesionales sanitarios trabaja con el sector porcino, ya sea de forma exclusiva o atendiendo también a otras especies ganaderas de producción”.

Herranz ha resaltado la importancia de la bioseguridad en las granjas porcinas “para mantener el país libre de determinadas enfermedades y garantizar la producción de alimentos de forma segura”.

Un alto nivel de bioseguridad, como el que tienen las explotaciones porcinas españolas, ha añadido, “aporta valor añadido, ofrece confianza a los países importadores y facilita la creación de nuevos socios comerciales, y por lo tanto, abrir nuevos mercados a los que llevar nuestros productos bajo la marca España”.

El director de INTERPORC ha explicado que España cuenta con una legislación específica en relación a la ordenación del sector porcino, donde se detallan los requisitos legales de bioseguridad que deben cumplir las granjas para poder desarrollar su actividad ganadera, “lo que avala que seamos el modelo de producción más garantista del mundo y un referente internacional en sanidad animal”.

Además, según ha resaltado, los veterinarios también están presentes en “el resto de la cadena alimentaria trabajando para garantizar la seguridad de los alimentos, ya que son los responsables de la inspección y control sanitario en mataderos, industrias alimentarias y puntos de venta al consumidor”.

Artículo original publicado aquí

Categorías
#EstoNOtienequePARAR abastecimiento carne de cerdo bioseguridad compromiso bienestar animal certificado interporc portada Prensa sector porcino español

Las empresas de porcino refuerzan las medidas de bioseguridad y los turnos de trabajadores para garantizar su salud y el abastecimiento a la población

 

  • Han adoptado estrictos protocolos de seguridad que incluyen todas las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias, y han aumentado aún más los controles para reforzar la seguridad alimentaria de los productos
  • La actividad está a pleno rendimiento, tanto en las fábricas, con ampliación del número de turnos que permiten reducir la presencia de empleados, como en la distribución con un mayor número de transportes

Madrid, a 13 de abril de 2020.- Las empresas de la industria cárnica de porcino conscientes de la importancia de su papel durante el estado de alarma para garantizar el abastecimiento a la población están trabajando a pleno rendimiento, pero bajo dos premisas fundamentales, asegurar la salud de sus trabajadores y de los productos que llegan al mercado.

Por un lado, todas las empresas han adoptado estrictos protocolos de bioseguridad, que además de incluir todas las medidas de higiene y salud recomendadas por las autoridades sanitarias para la prevención y protección contra el coronavirus, incluyen otras como el refuerzo en los métodos de acceso para empleados y proveedores o la limpieza y desinfección continua de instalaciones, maquinarias y zonas comunes.

Por otra parte, y para evitar la concentración de muchos trabajadores en las instalaciones están ampliando el número de turnos en las fábricas y también en la distribución, donde se ha reforzado el número de transportes para garantizar el abastecimiento de productos en los puntos de venta de todas las regiones de España.

Asimismo, y en cuanto los productos que llegan al mercado, también se han aumentado aún más los controles, ya de por sí los más estrictos del mundo, gracias a un modelo de producción, el europeo, cuya normativa contempla las mayores exigencias en cuanto a calidad y seguridad alimentaria, y que está avalado por un sistema de trazabilidad a lo largo de todo el proceso de producción, transformación y distribución hasta llegar al punto de venta.

A toda esa labor se añade el trabajo de solidaridad que las empresas cárnicas de porcino están demostrando, volcándose con los colectivos más desfavorecidos y con los profesionales que de una u otra forma luchan cada día contra el COVID-19. En este sentido, están realizando importantes donaciones, tanto económicas, para la compra de equipamiento sanitario, como de productos como: EPIs, guantes, mascarillas, etc; están repartiendo producto, como jamón serrano, jamón cocido, costillas, chorizo, salchichón…entre diferentes centros sanitarios, bancos de alimentos y ONGs; y han puesto en marcha sus propias iniciativas solidarias como: Food for Drivers o Food Trucks .

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad Control de purines El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 purines sector porcino transparencia trazabilidad

Los purines como aliados en la protección de la naturaleza

La agricultura y la ganadería, lejos de producir efectos negativos sobre el medio ambiente son aliados fundamentales para proteger la naturaleza. Desde que se tiene constancia el hombre ha utilizado los residuos procedentes de las actividades agropecuarias como única fuente de fertilización natural de los cultivos. En este sentido, los purines generados por el porcino, en contra de lo que muchos creen, no son sólo residuos industriales de los que haya que deshacerse, sino que se trata de un subproducto con una importante utilidad agronómica.

En los purines de cerdo se encuentran la totalidad de los nutrientes esenciales para las plantas. Si bien es cierto que algunos de sus componentes pueden limitar su función como fertilizante, su aplicación racional y programada en terrenos agrícolas es clave para optimizar los beneficios en las explotaciones.

A dosis compatibles con una buena valoración agronómica o después del tratamiento tecnológico en las plantas transformadoras, los purines tienen efectos positivos sobre el suelo y los cultivos agrícolas por ser generadores de humus y de su mineralización. Existen numerosos estudios que demuestran que su eficiencia es similar a la del nitrógeno mi­neral, permitiendo reducir el uso de impor­tantes cantidades de fertilizantes minerales.

Por otra parte, el excedente de purines puede ser tratado para su transformación en abono y energía eléctrica en diferentes tipos de plantas: plantas de compostaje; plantas de biogás; y plantas de cogeneración.

Una correcta utilización de los purines ayuda a reconstruir el terreno agrícola impidiendo la desertificación a la vez que favorece el empleo de menos abonos químicos, con mayor coste y problemática medioambiental. De hecho, la fertilización es uno de los costes más importantes en producciones como la de cereales, especialmente en España, que es un país eminentemente cerealista con baja calidad nutricional de suelos.

En España más del 90% de los purines de cerdo se reutiliza en sustitución de abonos. Es el ejemplo más claro del compromiso del sector porcino con la sostenibilidad y el medio ambiente. Un sector que además cuenta con explotaciones punteras en sostenibilidad y cuyo afán es reducir y reutilizar, lo que ha propiciado que en los últimos años se haya logrado una disminución del volumen de purines y residuos finales del 30%.


Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal certificado bioseguridad El ayer y hoy del cerdo interporc portada1 sector porcino sello bienestar animal certificado transparencia trazabilidad

Compromiso bienestar certificado, un sello con el máximo rigor científico y transparencia

El sello “Compromiso Bienestar Certificado”, que garantiza el cumplimiento de los más altos estándares de bienestar, sanidad, bioseguridad, manejo de los animales y trazabilidad en todos los eslabones de la cadena de valor del porcino de capa blanca de España, ha sido evaluado por un Comité Científico de alto nivel integrado, entre otros, por el INIA, el Colegio de Veterinarios de Murcia y varias Universidades españolas, como la de Zaragoza o la Politécnica de Madrid.

Asimismo, ha sido sometido a la consideración de las empresas del sector, certificadoras y organizaciones de protección y defensa de los animales, que han aportado sus sugerencias, por lo que cuenta con todas las garantías técnicas y con el consenso necesario entre todos los implicados en el bienestar animal.

Para la obtención de este sello han de cumplirse los requisitos exigidos en el  “Reglamento Técnico de Bienestar Animal y Bioseguridad INTERPORC ANIMAL WELFARE SPAIN”, un documento público y transparente, que está concebido como una herramienta de mejora continua para poder dar respuesta a nuevas sugerencias y a sucesivas necesidades del sector y a los consumidores finales.

Las normativas de bienestar animal nacional y europea son las más exigentes del mundo, y este Reglamento va aún más allá, introduciendo requisitos más rigurosos, lo que convierte al sector porcino español en referente internacional al introducir de forma voluntaria nuevas exigencias que garantizan que nuestro proceso de producción es el más garantista del mundo con el bienestar de los animales.


Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal bioseguridad certificación IAWS interporc Noticias portada

Reglamento Técnico de Bienestar animal y Bioseguridad INTERPORC

REGLAMENTO TÉCNICO DE BIENESTAR ANIMAL Y BIOSEGURIDAD

“INTERPORC ANIMAL WELFARE SPAIN”

IAWS certificado

Marca certificada de garantía del control y evaluación del bienestar animal, la bioseguridad, la sanidad, el manejo y la trazabilidad, en todos los eslabones de la cadena de valor del porcino de capa blanca.
IAWS es un ejemplo de certificación evolutiva, transparente e independiente, que ofrece al consumidor un modelo responsable y comprometido con las 5 libertades de los animales adoptadas por el FAWC y con los principios de la Seguridad alimentaria.
Puede descargar los siguientes documentos :

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad El ayer y hoy del cerdo interporc medio ambiente sector porcino

La bioseguridad, clave para mantener un buen estatus sanitario de la cabaña porcina

El modelo de producción del sector porcino de capa blanca español es, a día de hoy, el más garantista del mundo con la salud y el bienestar del ganado. Los ganaderos españoles trabajan con ahínco en el cuidado de los animales y velan por que se encuentren en las mejores condiciones. En este sentido, la importancia de la bioseguridad en las granjas de porcino españolases clave, ya que es la herramienta más eficaz para mejorar y mantener el estatus sanitario del sector.

España con una legislación específica en relación a la ordenación del sector porcino, donde se detallan los requisitos legales de bioseguridad que deben cumplir las explotacionespara poder desarrollar su actividad ganadera. Dichas medidas contemplan acciones como la creación de naves de cuarentena, vallados perimetrales, protecciones antipájaros en ventanas, sistemas de desinfección de vehículos de transporte, sistema de carga de purines y otros subproductos, uso adecuado de biocidas o programas de limpieza y desinfección, entre otras.

Todas ellas han llevado a que el nivel de bioseguridad de las granjas españolas sea el más alto no solo de la Unión Europea sino de todo el mundo y que el estatus de la cabaña ganadera sea sobresaliente. Para contribuir a todo ello no sólo caben destacar las importantes inversiones realizadas en los últimos años por el sector porcino sino también su alto grado de concienciación y formación en esta materia y la implicación de todos los agentes de la cadena de producción: propietarios, personal, veterinarios, administración pública y todo aquel que intervenga en la gestión de una granja.

Estas condiciones de bioseguridad permiten mantener a los animales libres de determinadas enfermedades, pero eso no quita que existan amenazas, como la Peste Porcina Africana (PPA), que exige al sector un trabajo tan duro o más como el que ha llevado a cabo hasta ahora en esta materia.

Como amenaza que es para la cabaña porcina, el deber del sector es intensificar las medidas y extremar las medidas de bioseguridad a lo largo de todo el proceso productivo: en las granjas, en el transporte y en los mataderos. Por ello la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca, está desarrollando una campaña de concienciación a raíz de la detección de PPA en algunos países del norte y este de Europa.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad El ayer y hoy del cerdo Innovación interporc medio ambiente sector porcino

La innovación como llave para la mejora continua del sector

La Interprofesional del Porcino de Capa Blanca dedica una buena parte de sus recursos a la innovación y a la I+D+i. Para ello, colabora con Universidades, Centros Tecnológicos y afines, en proyectos de innovaciones tecnológicas, mejoras de procesos, soluciones técnicas, etc.

Entre algunos de esos programas cabe destacar MAPRESPORC, un proyecto estratégico para el sector porcino, en el que se está desarrollando un sistema de comunicación digital cuyo objetivo es optimizar la elección de antimicrobianos para obtener una mejor eficacia en el tratamiento de enfermedades porcinas con una reducción de resistencia bacteriana a antibióticos.

El proyecto lo está llevando a cabo el Grupo Operativo MAPRESPORC, liderado por INTERPORC, en el que participan además otras tres empresas españolas y la Agencia Estatal del Medicamento, y cuenta con la financiación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Se trata de una herramienta más para seguir avanzando en la bioseguridad de las granjas de porcino, una materia en la que el sector porcino es un referente internacional gracias a la profesionalidad de los ganaderos y veterinarios que hacen posible que cuente con el mejor estatus sanitario a nivel internacional.

Por otra parte, INTERPORC también participa en el proyecto que, bajo el título,‘Potenciación de los aspectos saludables de los productos cárnicos’, pretende establecer estrategias encaminadas a que el sector de elaborados cárnicos continúe innovando en la fabricación de productos adaptados a las recomendaciones nutricionales que velan por la salud de los consumidores.

Su objetivo es la eliminación, sustitución o reducción de tres ingredientes básicos: sales nitrificantes, sodio y grasas, sin alterar las propiedades sensoriales originales y tradicionales de estos productos ni sus riesgos en seguridad alimentaria.

Hay que subrayar que lainvestigación en la industria cárnica española ha llevado en los últimos años a disponer en el mercado de derivados cárnicos con diferentes características y composición (reducidos en grasa, reducidos en sal, etc.) para satisfacer las necesidades de todo tipo de consumidores y adaptarse a sus gustos. Todos, productos de máxima calidad, saludables y seguros.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal bioseguridad El ayer y hoy del cerdo interporc medio ambiente sector porcino sostenibilidad

El sector porcino, sostenibilidad y bienestar animal como principales metas

El porcino español se ha convertido en una de las industrias más pujantes de nuestro país, ocupando una posición estratégica en el contexto del sistema agroalimentario español. Así mismo es hoy un referente internacional de lo que se conoce como la ‘ganadería moderna’: profesionalizada, innovadora, respetuosa con la sensibilidad y necesidades de los animales y enfocada en la reducción del impacto ambiental y el cuidado del medio ambiente.

España aplica el modelo de producción europeo, que conlleva la legislación más exigente del mundo en bienestar animal, seguridad animal y protección del medio ambiente.

Sostenibilidad medioambiental

En el ámbito medioambiental, las granjas de porcino españolas están sometidas a unas exigentes condiciones que permiten minimizar la producción y reducir la carga contaminante, pero además los ganaderos españoles son muy conscientes de que deben aplicar una serie de técnicas encaminadas a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuir al ahorro de agua y energía en todos los procesos.

Los resultados de esa apuesta por un modelo sostenible son tangibles: el sector porcino español ha reducido un 47% las emisiones de amoniaco por kilo de carne producida y un 54% las de metano procedentes de la gestión de estiércoles. Además, se ha conseguido reducir hasta un 30% el uso de agua por cada kilo de carne producido.

Modelo de producción más exigente del mundo en bienestar animal

El sector porcino basa también su trabajo en una exigente apuesta en favor del bienestar animal. No existe ningún país del mundo que tenga una normativa más garantista para el ganado, ni donde cuente con mayor protección.

Hoy las granjas tienen instalaciones modernas que garantizan las mejores condiciones para nuestros animales: higiénicas, alimentarias y de confortabilidad. Todos los aspectos, como los espacios y superficies idóneos, las condiciones de ruido, temperatura o luz, entre otras, están rigurosamente establecidos por normativa.

El objetivo no es otro que facilitar los mejores cuidados y la mayor protección a los animales, pues de ello depende su salud y, en definitiva, las repercusiones positivas sobre la calidad de la carne. En ese sentido, son los propios profesionales del sector los primeros interesados en cumplir escrupulosamente con las normativas sobre bienestar animal, ya que a mejor vida del animal, mayor productividad y calidad de los productos destinados a los consumidores.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal bioseguridad economía Economía circular El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino

La innovación, la sostenibilidad y cuidado de los animales son cuestiones clave para mantener el liderazgo del sector porcino español

– ¿Qué objetivo se marca INTERPORC con la celebración del V Foro Internacional Sector Porcino?

La Interprofesional representa a un sector que es líder en el ámbito internacional a la vez que referente en todo el mundo por su modelo de producción sostenible, y por ello entendimos hace ya cinco años que España debía contar con una cita cuyo objetivo es contar con voces autorizadas para abordar los grandes retos del porcino tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

En esta edición incorporamos como novedad una mesa redonda con cuatro expertos en comunicación, un aspecto clave para dar a conocer nuestro sector y lo que hacemos.

– ¿Es importante que la opinión pública conozca en mayor medida el trabajo y la aportación a la sociedad del sector porcino?

Creo que la opinión pública cada vez se informa más y reconoce la alta calidad y seguridad de nuestros productos, en los que confía, pero quizá no conozca en la misma medida que son fruto de un modelo basado en la sostenibilidad. Tenemos el modelo de producción más exigente del mundo en cuanto a bienestar animal y cuidado del medio ambiente. No hay zona del mundo donde los animales tengan, por normativa, más espacio, mejores condiciones higiénicas ni mayores comodidades. En España es donde nuestro ganado goza de la mayor protección y eso para todos nosotros es algo de lo que sentirnos orgullosos, y también nos gustaría que eso se conociera en mayor medida por nuestros ciudadanos.

En cuanto al ámbito medioambiental, los resultados de esa apuesta por un modelo sostenible son tangibles: el sector porcino español ha reducido en los últimos años un 47% las emisiones de amoniaco por kilo de carne producida y un 54% por kilo producido las emisiones de metano procedentes de la gestión de estiércoles. Además, gracias a la fuerte concienciación en esta materia se ha conseguido reducir hasta un 30% el uso de agua por cada kilo de carne producido.

– ¿Están tan avanzadas las medidas de bioseguridad en las granjas de porcino españolas como las de bienestar animal?

Al igual que en bienestar animal, en nuestro país hace años que contamos con una legislación específica en relación a la ordenación del sector porcino. Por normativa se especifican los requisitos de bioseguridad que deben cumplir todas las granjas españolas para poder desarrollar su actividad ganadera. Esto, sin duda, ha contribuido a que nuestro nivel de bioseguridad sea el más alto de toda la Unión Europea y, por qué no decirlo, del mundo. El estatus sanitario de nuestra cabaña ganadera es sobresaliente.

En todo caso todos somos conscientes de la importancia de la bioseguridad para nuestro sector, y por ello no bajamos la guardia para prevenir la llegada de enfermedades. Desde INTERPORC estamos muy atentos y llevamos a cabo campañas de concienciación, como la que actualmente estamos desarrollando a raíz de la detección de PPA en otros países.

– ¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta el sector de cara al futuro?

La innovación, la sostenibilidad y el respeto y cuidado de los animales creo que son cuestiones clave para mantener el liderazgo del sector porcino español. Pero también debemos estar muy atentos a las nuevas demandas de los consumidores, que piden productos saludables, de calidad y producidos con bajo impacto ambiental y respeto a los animales.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bienestar animal bioseguridad economía Economía circular El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino

El reto de aplicar un modelo de producción sostenible e internacional

En los últimos años el sector porcino español está afrontando con éxito los diferentes retos que, como sector líder en los ámbitos nacional e internacional, se le están presentando. Entre ellos, son destacables la consolidación y mejora de un sistema de producción cada vez más respetuoso con los animales y con el medio ambiente; y el importante avance en la internacionalización.

En el caso del primer reto, España cuenta con el modelo de producción más exigente del mundo en bienestar del ganado y cuidado medioambiental, el de la Unión Europea, que es referencia internacional. Para adaptarse a ese nuevo modelo de producción, los ganaderos han realizado importantes inversiones para adecuar las granjas a esta normativa y han apostado, como en ningún otro país, por cumplir y potenciar esta normativa tan estricta yendo más allá de las exigencias europeas.

A esa exigente normativa y control, se suma un sistema de trazabilidad de la granja a la mesa que es un ejemplo mundial y que asegura que cualquier producto cárnico que llega al consumidor lo hace con garantías sanitarias de primer nivel.

Así mimo, las granjas de porcino trabajan bajo el binomio “reducir-reutilizar”. Como resultado, en los últimos años, entre otras mejoras, el sector porcino ha conseguido disminuir un 22% las emisiones de gases de efecto invernadero y un 30% el uso de agua por kilo de carne producido.

En este sentido, hay que subrayar que el agua total consumida por el sector porcino es tan solo el 0,05% del consumo en España. Por otro lado, se ha implementado una nueva normativa de gestión de purines que reduce en un 30% los nitratos y que además supone una gestión eficiente ya que se aplicarán directamente al suelo, con enterramiento.

Por otro lado, el segundo desafío es mantener la posición entre las grandes potencias del comercio internacional que se ha alcanzado gracias al buen trabajo de las empresas pero también a la calidad y al sistema de seguridad alimentaria que lleva aparejado aplicar el modelo de producción español.

Las garantías de calidad y seguridad que aporta el sector porcino de capa blanca español es clave para ganar la confianza de los países importadores y facilita la creación de nuevos socios comerciales y, por lo tanto, permite abrir nuevos mercados en los que vender productos. A todo ello han contribuido no sólo las importantes inversiones realizadas en los últimos años por el sector porcino, sino también el alto grado de concienciación de todo el sector, desde ganaderos a veterinarios, y la sólida formación en esta materia de todos los profesionales implicados.

Hoy los productos del cerdo de capa blanca español se venden en más de 130 países de todo el mundo, con una facturación exterior superior a los 5.000 millones de euros, lo que nos sitúan como el segundo exportador europeo y el tercero a nivel mundial.

Artículo original publicado aquí

Categorías
bioseguridad economía Economía circular El ayer y hoy del cerdo interporc sector porcino

Diez retos de futuro del sector porcino español

Por Manuel García, presidente de INTERPORC

La historia reciente del porcino español es la crónica de un éxito que tiene pocas analogías en otros sectores económicos de este país, toda vez que en pocas décadas hemos evolucionado de un tipo de producción tradicional y casi de autoabastecimiento a un modelo altamente profesionalizado y sostenible que exporta a todos los rincones del mundo y es admirado internacionalmente.

Además, es reseñable que este proceso de crecimiento y modernización lo hemos realizado fundamentalmente en y desde las zonas rurales convirtiéndonos en un motor de la economía y el empleo en miles de pueblos de toda España y en un sector clave para la vertebración del país, ya que damos un futuro laboral de calidad y estable a miles de jóvenes.

Detrás de este éxito están, entre otros factores, la especialización de cada eslabón de la cadena de valor y el crecimiento firme y sostenible que nos ha llevado a aprovechar las oportunidades para liderar el sector internacionalmente. Pero como buenos líderes también estamos atentos a los retos de futuro para anticiparnos y garantizar la sostenibilidad de nuestro modelo en los próximos años y décadas.

Son muchos estos retos, pero voy a referirme a 10 de ellos, que se engloban en 3 categorías: proceso de producción, mercados e imagen del sector. En la primera de ellas, el proceso de producción, está en manos de los agentes del sector adaptarse a las nuevas exigencias de la sociedad para mantener nuestro compromiso con ella. En este ámbito marcaría 6 retos importantes: sanidad animal, bioseguridad, bienestar animal, sostenibilidad, economía circular y necesidad de innovación.

Por su parte, desde fuera del sector llegan importantes retos relacionados con los mercados. El primero, nuestra consolidación global, toda vez que trabajamos para consumidores de más de 130 países y precisamos consolidar y robustecer nuestras estructuras comerciales internacionales; y el segundo, la continua adaptación a las demandas de los mercados, que giran en torno a productos cada vez más saludables y de calidad.

Por último, pero no menos importante, es cada vez más necesario reforzar nuestra imagen ante la opinión pública. En esta tercera categoría fijo otros 2 retos, el del fomento de la investigación y su divulgación ante los consumidores; y el de la difusión de la labor del sector, ya que es preciso comunicar quiénes somos, qué hacemos y cómo. Tenemos un modelo de producción sostenible y atento al bienestar animal que es referente internacional y debemos darlo a conocer para evitar que colectivos anticárnicos distorsionen de manera falaz nuestra imagen ante la sociedad.

En definitiva, son muchos los retos, pero es aún mayor la capacidad de los hombres y mujeres del porcino español para superarlos y seguir liderando un futuro que estoy seguro de que nos deparará grandes alegrías.

Artículo original publicado aquí