Categorías
averías coche Servicio Integral del Automóvil verano

5 averías que pueden arruinar tus vacaciones

El verano, y el calor que le caracteriza, es tan motivador para las vacaciones como peligroso para el coche. Las altas temperaturas y los largos trayectos favorecen que determinadas piezas del vehículo se deterioren y…¡sorpresa!, ahí puedes tener alguna de las 5 averías que pueden arruinar tus vacaciones.

Piezas en mal estado, un mantenimiento deficiente o las condiciones meteorológicas adversas son las principales causas de averías en coches. Antes de realizar el viaje de vacaciones, es importante que realices una pequeña revisión de tu coche que puede evitar que te deje ‘tirado’ en carretera. Si quieres evitar esta situación, estás a tiempo de revisar estos elementos de tu coche para que tu única preocupación este verano sea no quemarte.

Quédate a leer este nuevo artículo de Grupo Cariño nos centraremos en las 5 averías más comunes en los vehículos durante el verano.

LAS AVERÍAS DE COCHE MÁS FRECUENTES EN VERANO

  1. Aire acondicionado

Las averías en el sistema del aire acondicionado de los vehículos son las más frecuentes en verano. Por una sencilla razón: su desuso el resto del año provoca que los filtros se ensucien u obstruyan. Por eso, hay que revisar el sistema de ventilación, que esté limpio, y que los conductos no se hayan deteriorado durante el invierno.

Además, abusar del aire acondicionado también puede acarrear problemas. Las fugas son algo muy común en este tipo de averías, pero el termostato es otra pieza propensa a romperse en caso de que este sistema falle.

  1. Alternador de la batería

Otras de las piezas que más sufren con el calor es el alternador, el que se encarga de recargar la batería del coche mientras se mueve.

El sobreesfuerzo al que se somete en verano, por el aire acondicionado o el mal funcionamiento del sistema de refrigeración, provoca su desgaste y hace que no se recargue la batería como debería. 

  1. Neumáticos

El calor puede hacer perder presión a las ruedas, y este hecho conlleva muchos riesgos. Un neumático poco inflado afecta al comportamiento y a la eficacia del frenado. También son carne de cañón para pinchazos o reventones en plena conducción.

Y esta es solo una de las consecuencias que pueden sufrir tus neumáticos por el calor extremo. La fricción de las rueda en un asfalto que “arde” desgasta los neumáticos y eso puede provocar fallos en la suspensión, por ejemplo.

El calor también hará que la banda de rodadura se caliente antes y acortará la vida útil de los neumáticos.

  1. Sistema de refrigeración

Las averías en el sistema de refrigeración del coche son fatales para el rendimiento del motor y puede ocasionar el bloqueo total del vehículo.

Por ese motivo, no hay que perder de vista tres revisiones fundamentales en tu vehículo.

En primer lugar, comprueba los niveles de líquido refrigerante. Con el calor, estos niveles descienden de forma más rápida, ya sea por evaporación como por el rendimiento del motor en la época estival.

En segundo lugar, si el indicador de temperatura sobrepasa los 70ºC es señal de que el sistema de refrigeración no está funcionando de forma adecuada. Si supera los 90 grados, detén el coche y déjalo “descansar” hasta que recupere la temperatura normal.

El termostato puede ser otra pieza que sufra una avería. Si falla, el sobrecalentamiento puede dañar significativamente el motor. Te darás cuenta por las continuas fluctuaciones de temperatura o porque tu vehículo consume más.

  1. Sistema de frenado

Las pastillas de frenado están continuamente expuestas al efecto calorífico por la fricción sobre los discos de freno o el tambor, que pueden, a su vez, deteriorarse o deformarse por el calor de la presión, y eso puede afectar al funcionamiento de los látigos de freno.

Revisar el estado de estos elementos antes de iniciar cualquier trayecto largo es importante para evitar problemas sobre el asfalto.

Y en esta lista de averías frecuentes en vehículos durante el verano, no podemos olvidar una muy importante: tu cansancio al volante. No sirve de nada que tu coche esté preparado para un viaje si tú no lo estás. Descansa antes de iniciar el trayecto, haz pausas cada dos horas para estirar las piernas, mantente hidratado y evita distracciones al volante. Y, por supuesto: nada de drogas y alcohol al volante.

Si has leído este artículo y ni recuerdas cuándo fue la última vez que revisaste algunos de estos elementos, te recomendamos que no pospongas más tu visita al taller. Está en juego tu seguridad y la de los que viajan contigo. Saca cita en el taller del Grupo Cariño para la revisión del coche, así evitarás que una avería arruine tus vacaciones.

Artículo original publicado aquí